Última hora
This content is not available in your region

Estados Unidos sanciona a siete funcionarios chinos por la represión en Hong Kong

Por Reuters
Exclusive-U.S. agency not doing its job to halt tech to China's military -congressional report
Exclusive-U.S. agency not doing its job to halt tech to China's military -congressional report   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Michael Martina y David Brunnstrom

WASHINGTON, 16 jul – Estados Unidos impuso el viernes sanciones a siete funcionarios chinos por la represión en Hong Kong por parte de Pekín, la más reciente medida de Washington por responsabilizar a China de lo que considera una erosión del estado de derecho en la antigua colonia británica.

Las sanciones atañen a personas de la oficina de enlace de China en Hong Kong, la plataforma oficial de la influencia de Pekín en el territorio, según una lista publicada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Las siete personas añadidas a la lista de “nacionales especialmente designados” del Tesoro son Chen Dong, He Jing, Lu Xinning, Qiu Hong, Tan Tienui, Yang Jianping y Yin Zonghua, todos subdirectores de la oficina de enlace, según sus biografías en Internet.

En un breve comunicado, el Departamento del Tesoro se refirió a un aviso comercial actualizado emitido por el Departamento de Estado que destacaba la preocupación del gobierno estadounidense por el impacto de la ley de seguridad nacional de Hong Kong en las empresas internacionales.

Los críticos de Pekín dicen que aplicó la ley el año pasado para facilitar la represión de los activistas prodemocráticos y de la prensa libre.

El aviso del Departamento de Estado dice que las empresas se enfrentan a los riesgos asociados a la vigilancia electrónica sin órdenes judiciales y a la entrega de datos corporativos y de clientes a las autoridades, y añade que las personas y las empresas deben ser conscientes de las posibles consecuencias de relacionarse con personas o entidades sancionadas.

“Los acontecimientos del último año en Hong Kong presentan claros riesgos operativos, financieros, legales y de reputación para las empresas multinacionales”, dijo un funcionario de alto rango del gobierno del presidente Joe Biden.

El aviso y las nuevas sanciones fueron anunciados poco más de un año después de que el expresidente Donald Trump ordenó el fin del estatus especial de Hong Kong en la ley estadounidense, para castigar a China por lo que llamó “acciones opresivas” contra la excolonia británica.

COMPROMISOROTO

El presidente Joe Biden dijo en una conferencia de prensa el jueves que la situación en Hong Kong se estaba deteriorando, y que el gobierno chino había roto su compromiso sobre cómo trataría el territorio desde que volvió al control de Pekín en 1997.

China había prometido el sufragio universal como objetivo final para Hong Kong en su miniconstitución, la Ley Básica, que también establece que la ciudad tiene una amplia autonomía de Pekín.

Desde que China impuso la ley de seguridad nacional para penalizar lo que considera subversión, secesionismo, terrorismo o connivencia con fuerzas extranjeras, la mayoría de los activistas y políticos prodemocráticos han sido detenidos por ella u otros motivos.

Apple Daily, el periódico prodemocrático más conocido de Hong Kong, se vio obligado a poner fin a 26 años de existencia en junio, por la represión que congeló los fondos de la empresa.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, dijo en una conferencia de prensa habitual en Pekín, antes de que se anunciaran formalmente las acciones, que Estados Unidos debía dejar de interferir en Hong Kong y que China daría una “respuesta decidida y firme”.

Una fuente dijo a Reuters el jueves que la Casa Blanca también estaba revisando un posible decreto para facilitar la inmigración desde Hong Kong, pero que aún no era seguro que se aplique.

La subsecretaria de Estado estadounidense, Wendy Sherman, prepara una visita a Japón, Corea del Sur y Mongolia la próxima semana. El anuncio de su viaje por parte del Departamento de Estado no menciona ninguna parada en China, algo que se había anticipado en los círculos de política exterior y de lo que se habían hecho eco algunos medios de comunicación.