Última hora
This content is not available in your region

El G-20 debate en Nápoles soluciones contra el cambio climático y para la biodiversidad

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
El G-20 debate en Nápoles soluciones contra el cambio climático y para la biodiversidad
Derechos de autor  Salvatore Laporta/Salvatore Laporta
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras los incendios forestales hacen estragos en Norteamérica y Rusia y las inundaciones devastan parte de Europa Occidental y China, los ministros de Medio Ambiente del G20 se reunen en Nápoles para debatir sobre el calentamiento global y sus consecuencias.

En el orden del día, la biodiversidad y la protección de los océanos; la gestión sostenible del agua; el fomento de las economías circulares, especialmente en el sector textil y el reajuste del sistema financiero para promover el desarrollo sostenible.

Puede ser "la última oportunidad" para tomar el control sobre el cambio climático, por eso se espera que el resultado de esta cumbre contribuya a impulsar los ambiciosos objetivos que se adoptarán en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la COP26, que acogerá Glasgow en Noviembre.

El enviado de Estados Unidos, John Kerry, pidió a principios de esta semana que China se uniera a Estados Unidos para reducir urgentemente las emisiones de gases de efecto invernadero.

Algunos activistas han denunciado en las calles de Náploles "la hipocresía de las principales potencias económicas del mundo", responsables del 80% de la contaminación climática, según la ONU.

"Muchos países ricos se han enriquecido a través de la explotación ambiental. Así que hoy le decimos al G20 que los países ricos deben pagar la deuda ecológica y de esa forma perdonar la deuda externa soberana de los países en desarrollo, para que estos países puedan recuperarse económicamente tras el colapso de Covid", demanda Óscar Soria, director de campañas de la ONG Avaaz.

A pesar de su aparente buena voluntad, los países del G20 están, en general, lejos de cumplir sus compromisos climáticos y los paquetes de recuperación tras la pandemia tampoco allanan el camino.

Un informe de la Agencia Internacional de la Energía pronostica un nuevo crecimiento récord de las emisiones mundiales de CO2 en 2023.