Última hora
This content is not available in your region

Declaran culpable de terrorismo y secesionismo al primer acusado bajo la ley de seguridad de Hong Kong

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
First person charged under HK security law found guilty of terrorism, inciting secession
First person charged under HK security law found guilty of terrorism, inciting secession   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por James Pomfret y Sara Cheng

HONGKONG, 27 jul – La primera persona acusada bajo la ley de seguridad nacional de Hong Kong fue declarada culpable el martes de terrorismo e incitación a la secesión, en un caso histórico que conlleva implicaciones a largo plazo sobre la forma en que la legislación transformará las tradiciones de derecho común de la ciudad.

El excamarero Tong Ying-kit, de 24 años, fue acusado de embestir con su motocicleta a tres policías antidisturbios mientras sostenía una bandera con el lema de protesta “Liberad Hong Kong, la revolución de nuestros días”, que según los fiscales era secesionista.

La esperada sentencia, que ha girado en gran medida en torno a la interpretación del lema, impone nuevos límites a la libertad de expresión en la antigua colonia británica, según los activistas. Grupos defensores de derechos humanos también han criticado la decisión de denegar a Tong la libertad bajo fianza y un juicio con jurado, que han sido características clave del Estado de Derecho de Hong Kong.

El Gobierno no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios sobre las acusaciones.

La jueza Esther Toh leyó un sumario de la sentencia durante la sesión, diciendo que “esa exhibición de palabras era capaz de incitar a otros a cometer un acto de secesión”.

Toh añadió que Tong era consciente del significado secesionista del eslogan, y que tenía la intención de comunicarlo a otros. Sus acciones causaron “un grave daño a la sociedad”.

Benedict Rogers, director ejecutivo del grupo de derechos Hong Kong Watch, calificó la sentencia de “golpe a la libertad de expresión” y dijo que el centro financiero mundial era “ahora poco más que un estado policial”.