Última hora
This content is not available in your region

El informe de la ONU aviva la lucha por los fondos para adaptarse al clima

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
El informe de la ONU aviva la lucha por los fondos para adaptarse al clima
El informe de la ONU aviva la lucha por los fondos para adaptarse al clima   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Kate Abnett, Valerie Volcovici y Kanupriya Kapoor

10 ago – El informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas puso en alerta a las naciones ricas respecto a una lección que muchos de los países más vulnerables ya han aprendido por la fuerza: deben adaptarse rápidamente a un mundo con un clima más extremo.

El informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) dejó claro que el planeta se calentará durante al menos las próximas décadas y que el nivel de los mares subirá durante siglos, dos tendencias que ya han provocado desastres meteorológicos en todo el mundo.

“El hecho de que algunos cambios vayan a seguir produciéndose durante mucho, mucho tiempo, subraya la importancia de prestar mucha más atención a conseguir que las comunidades sean más resistentes”, declaró a Reuters Jane Lubchenco, subdirectora de clima de la Oficina de la Casa Blanca para Políticas de Ciencia y Tecnología.

A medida que las naciones ricas se esfuerzan por reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, los expertos afirman que tendrán que prepararse para una subida del nivel del mar, que puede convertir las crecidas de las tormentas en inundaciones.

Las sociedades también tendrán que prepararse para nuevas olas de calor mediante la creación de infraestructuras de salud pública que permitan atender a las personas que enfermen, mientras que las regiones deberán replantearse la planificación y el desarrollo urbanos para alejar a las comunidades de las zonas de alto riesgo, como los focos de incendios.

Sólo en los países en desarrollo, la ONU ha dicho que se necesitarán hasta 300.000 millones de dólares al año en inversiones destinadas a la adaptación de aquí a 2030, aunque otras estimaciones son mucho más elevadas. Pocos países del mundo han comenzado a actuar.

“La adaptación y la resiliencia en general están infrafinanciadas en casi todo el mundo”, dijo el científico del clima Bill Hare, que dirige la organización sin ánimo de lucro Climate Analytics. Los países desarrollados no han prestado suficiente atención al problema y los países en desarrollo no tienen dinero para invertir, según Hare.

La financiación de los bancos de desarrollo cuenta una historia similar. De los siete grandes bancos de desarrollo, solo el Banco Africano de Desarrollo destinó en 2019 más dinero a ayudar a las sociedades a adaptarse al ya inevitable cambio climático que a los esfuerzos por limitar las emisiones, según los datos de los bancos.

El Banco Europeo de Inversiones apenas dedicó ese año el 11% de su financiación climática a la adaptación de los países más pobres.

ESTO ES LO POR LO QUEHEMOSESTADOLUCHANDO

Horas después de la publicación del informe el lunes, el Gobierno de Estados Unidos dijo que invertiría 5.000 millones de dólares para ayudar a los estados y comunidades a prepararse contra los desastres climáticos, por ejemplo, reforzando las redes eléctricas o los sistemas hidrológicos.

Incluso si las emisiones globales se reducen rápidamente, el IPCC dijo que la temperatura media mundial aumentará 1,5 grados Celsius por encima de la media preindustrial en las próximas dos décadas. El mundo ya ha experimentado 1,1 grados de ese calentamiento, lo que ha bastado para desencadenar los actuales fenómenos meteorológicos extremos.

“El IPCC puso de manifiesto lo atrasados que estamos en la adaptación a los impactos que ya son inevitables”, dijo la exjefa de la Oficina del Clima de la ONU, Christiana Figueres.

“Los países en desarrollo —y las poblaciones más vulnerables de todos los países— ya se han visto sacudidos por el desafío de la adaptación”, dijo.

Los países en desarrollo suelen ser los más vulnerables a los costosos impactos climáticos y los que cuentan con menos recursos para afrontarlos. Llevan años luchando por conseguir los 100.000 millones de dólares anuales prometidos por las naciones ricas para ayudarles a prepararse para las alteraciones climáticas.

Hasta ahora, los fondos que han llegado se han centrado en la reducción de las emisiones y no en medidas de adaptación. De los 78.900 millones de dólares de financiación climática transferidos por los países ricos en 2018, solo el 21% se destinó a la adaptación, según datos de la OCDE.

Es probable que el informe del IPCC impulse las demandas de más financiación en una importante conferencia de la ONU sobre el clima que se celebrará en Glasgow (Escocia) en noviembre. Si no se consigue, podría contrariar a los países en desarrollo y frustrar las conversaciones sobre otros acuerdos mundiales para proteger el planeta.

“Esto es por lo que hemos estado luchando, durante mucho tiempo”, dijo James Michel, expresidente de las islas Seychelles. “No estamos calentando el planeta… pero sí que nos encontramos en el extremo receptor”.

Alrededor del 90% de la población de las Seychelles vive en las estrechas mesetas costeras de las principales islas de este país del océano Índico. Construir casas más adentro y mejorar las defensas contra las inundaciones es un gasto que el Estado no puede financiar por sí solo, dijo Michel.

Algunos países especialmente vulnerables se han adaptado rápidamente.

Bangladés, país propenso a los ciclones, ha construido más de 12.000 refugios contra los ciclones a lo largo de su costa desde 1970, una de las múltiples inversiones en materia de adaptación que, según los expertos, han reducido enormemente las muertes relacionadas con las tormentas.

“Disponemos de simulacros sobre qué hacer en caso de ciclón, qué hacer cuando llega una inundación”, dijo Saleemul Huq, presidente del grupo asesor de expertos del Foro de Vulnerabilidad Climática de 48 países.

No prepararse significa que las catástrofes pueden ser muy costosas, como han visto muchos países ricos. Hasta el 9 de julio, Estados Unidos se había enfrentado a ocho catástrofes meteorológicas o relacionadas con el clima en 2021, con pérdidas superiores a 1.000 millones de dólares cada una, según datos del Gobierno.

El informe del IPCC de esta semana se centró en los impactos físicos del clima, pero el próximo año el comité publicará otra evaluación exhaustiva sobre la forma en que los países pueden hacer frente a los impactos climáticos.

“La estrategia de adaptación correcta es bien conocida. Simplemente hay que estar mejor preparado para este tipo de acontecimientos, y todos los países van a tener que estar mejor preparados”, dijo Huq.