Última hora
This content is not available in your region

Japón extenderá el confinamiento de emergencia por COVID-19 a medida que aumentan los casos

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Japón extenderá el confinamiento de emergencia por COVID-19 a medida que aumentan los casos
Japón extenderá el confinamiento de emergencia por COVID-19 a medida que aumentan los casos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Sakura Murakami y Daniel Leussink

FUKUOKA / TOKIO, 17 ago – Japón se dispone a prorrogar el estado de emergencia en Tokio y otras regiones hasta el 12 de septiembre y a ampliar las restricciones a otras siete prefecturas, a medida que aumentan los casos de COVID-19 en la capital y en todo el país, lo que supone una carga para el sistema médico.

El actual estado de emergencia finaliza el 31 de agosto, pero el continuo aumento de los casos de coronavirus ha estimulado las peticiones de prórroga. Tokio anunció el lunes 2.962 nuevos casos diarios, tras el récord de 5.773 del viernes.

El estado de emergencia cubrirá algo menos del 60% de la población después de que el Gobierno añada las prefecturas de Ibaraki, Tochigi, Gunma, Shizuoka, Kioto, Hyogo y Fukuoka.

Se espera que el primer ministro, Yoshihide Suga, anuncie formalmente la medida a lo largo del martes. A continuación, ofrecerá una conferencia de prensa a las 21:00 horas (12:00 GMT) para explicar la decisión.

Las medidas de restricción del coronavirus incluyen pedir a los restaurantes que cierren temprano y dejen de servir alcohol a cambio de una subvención del Gobierno.

La preocupación por la variante delta del coronavirus, de rápida propagación, restó mérito a los resultados positivos del martes, y el índice Topix cedía para adentrarse en territorio negativo tras la pausa del almuerzo.

El Instituto de Investigación Dai-ichi Life estimó en un informe que el estado de emergencia extendido y ampliado por el Gobierno llevaría a una pérdida económica total de unos 1,2 billones de yenes (10.980 millones de dólares) y podría eliminar 66.000 puestos de trabajo.

Los repetidos estados de emergencia han tenido un efecto limitado a la hora de frenar la propagación del virus en Japón, ya que la cooperación es voluntaria.

También se ha culpado a la fatiga de la pandemia y a las vacaciones de verano de contribuir a la última oleada de COVID-19 en un país en el que sólo alrededor del 37% de la población está totalmente vacunada.

($ 1 = 109,2900 yenes)