euronews_icons_loading
Bucear entre las ruinas de la 'ciudad del pecado' de la antigua Roma

Los peces nadan a través de los suelos de mosaico y las villas en ruinas, donde los romanos que pasaban sus vacaciones bebían, conspiraban y coqueteaban. Se trata de la antigua ciudad de Baia, aunque ahora es un parque arqueológico submarino cerca de Nápoles.

La nobleza romana se sintió atraída por primera vez en el siglo II a.C. por las aguas termales de Baia, situada en la costa dentro de los Campi Flegrei, un supervolcán conocido en inglés como Phlegraean Fields.

Pero en el siglo IV, los pórticos, las columnas de mármol, los santuarios y los estanques de peces ornamentales habían comenzado a hundirse debido al bradiseísmo, el ascenso y descenso gradual de la tierra debido a la actividad hidrotermal y sísmica.

Toda la zona, incluidas la vecina capital comercial de Pozzuoli y la sede militar de Miseno, quedaron sumergidas. Sus ruinas se encuentran ahora entre cuatro y seis metros bajo el agua.