Última hora
This content is not available in your region

Japón retira otro millón de dosis de la vacuna de Moderna

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La prefectura japonesa de Gunma informa de un contaminante en la vacuna contra COVID-19 de Moderna
La prefectura japonesa de Gunma informa de un contaminante en la vacuna contra COVID-19 de Moderna   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Rocky Swift

TOKIO, 30 ago -Los problemas por la contaminación de la vacuna contra la COVID-19 de Moderna se han ampliado con la retirada de otro millón de dosis, después de que se encontraran sustancias extrañas en más lotes, mientras se investiga la muerte de dos personas tras recibir inyecciones de lotes afectados.

La retirada de los suministros de Moderna, más de 2,6 millones de dosis en total, se produce en un momento en el que Japón se enfrenta a la peor oleada de COVID-19 hasta la fecha, impulsada por la contagiosa variante delta, con nuevos contagios diarios que han superado los 25.000 este mes por primera vez en medio de una lenta distribución de la vacuna.

Las últimas noticias sobre la contaminación de las vacunas proceden de la prefectura de Gunma, cerca de Tokio, y de la prefectura meridional de Okinawa, lo que ha provocado la suspensión de otros dos lotes que se suman a los 1,63 millones de dosis ya retirados la semana pasada.

Un responsable de la prefectura de Gunma dijo que se encontró una pequeña sustancia negra en un vial de la vacuna Moderna, mientras que en Okinawa se detectaron sustancias negras en jeringas y un vial, y se encontró material rosa en otra jeringa.

El Ministerio de Sanidad de Japón dijo el lunes que algunos de los incidentes pueden deberse a que las agujas se introdujeron incorrectamente en los viales, rompiendo trozos del tapón de goma. Otros viales de los lotes pueden seguir utilizándose, dijo el ministerio.

Las nuevas suspensiones se produjeron después de que el Gobierno informara el sábado de que dos personas habían muerto tras recibir inyecciones de Moderna que se encontraban entre los lotes suspendidos posteriormente.

El Gobierno había dicho que no se habían detectado problemas de seguridad o eficacia y que la suspensión era una precaución. Se están investigando las causas de la muerte.

“En mi opinión, es poco probable que la contaminación de sustancias extrañas haya provocado directamente las muertes súbitas”, dijo Takahiro Kinoshita, médico y vicepresidente de Cov-Navi, un grupo de información sobre vacunas.

“Si las sustancias contaminadas fueran lo suficientemente peligrosas como para causar la muerte de algunas personas, probablemente muchas más personas habrían sufrido algunos síntomas después de la vacunación”.

“Sin embargo, definitivamente se necesitan más investigaciones para evaluar el daño de las dosis particulares en cuestión”.

TENERUNAVISIÓN DE CONJUNTO

La semana pasada, Japón suspendió el uso de 1,63 millones de dosis de Moderna, enviadas a 863 centros de vacunación de todo el país, después de que el distribuidor nacional, Takeda Pharmaceutical, recibiera informes sobre contaminantes en algunos viales. Moderna y la farmacéutica española Rovi, que embotella las vacunas de Moderna para otros mercados fuera del estadounidense, habían dicho en su momento que la contaminación podría deberse a un problema de fabricación en una de las líneas de producción de Rovi.

Las acciones de Rovi se desplomaban el lunes más de un 12% en la bolsa de Madrid.

Takeda dijo el lunes que la investigación continúa.

La vacuna en cuestión en Gunma es de un lote de Moderna diferente de los que ya se han suspendido, dijo la autoridad.

Las vacunas del mismo lote se han administrado a 4.575 personas en Gunma, pero la prefectura no ha recibido informes de mala salud, añadió.

La contaminación “es un problema grave” y es necesario investigar, pero dado el aumento de los casos de COVID-19, las vacunaciones de Moderna deberían “continuar con las precauciones adecuadas”, dijo Nicholas Rennick, un médico australiano que ejerce en el Centro Médico NTT de Tokio.

Los casos graves de COVID-19 están alcanzando niveles récord en Japón, lo que obliga a muchas personas a recuperarse en casa en medio de la escasez de camas de cuidados intensivos. Sólo el 44% de su población está totalmente vacunada, lo que supone un retraso en las tasas de vacunación de varios países desarrollados.

Japón está estudiando la posibilidad de mezclar inyecciones de la vacuna de AstraZeneca con las desarrolladas por otros fabricantes de medicamentos para acelerar la vacunación.

“Tenemos miles de pacientes de la variante delta por todo Japón mientras hablamos, propagando el virus, y mucha de la población sigue sin vacunar y sin protección”, dijo Rennick.

“Tenemos que tener una visión de conjunto”.