Última hora
This content is not available in your region

La policía de Nueva Zelanda mata a un "extremista" que apuñaló a seis en un supermercado

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Praveen Menon

WELLINGTON, 3 sep – La policía neozelandesa abatió este viernes a un “extremista violento” conocido por las autoridades, según dijo la primera ministra Jacinda Ardern, después de que apuñalara e hiriera a al menos seis personas en un supermercado.

El atacante, un ciudadano de Sri Lanka que llevaba 10 años en Nueva Zelanda, se inspiraba en el grupo militante Estado Islámico y estaba siendo vigilado constantemente, dijo Ardern.

“Un extremista violento emprendió un ataque terrorista contra neozelandeses inocentes”, dijo Ardern en una sesión informativa.

El atacante, que no fue identificado, era una “persona de interés” desde hace unos cinco años, dijo Ardern, quien añadió que había sido abatido a los 60 segundos de comenzar su ataque en la ciudad de Auckland.

La policía que seguía al hombre pensó que había entrado en el supermercado New Lynn para hacer unas compras, pero sacó un gran cuchillo y empezó a “correr como un loco” apuñalando a la gente, dijo la compradora Michelle Miller al medio de comunicación online Stuff.

El comisario de policía Andrew Coster dijo en la sesión informativa que el hombre actuaba solo y que la policía estaba segura de que no había más amenazas para el público.

“Hicimos todo lo posible para vigilarlo y el hecho de que pudiéramos intervenir tan rápidamente, en unos 60 segundos, demuestra lo estrechamente que lo estábamos vigilando”, dijo Coster.

Nueva Zelanda está en alerta por atentados desde que un pistolero supremacista blanco mató a 51 personas en dos mezquitas de la ciudad de Christchurch el 15 de marzo de 2019.

Ardern, preguntada por si el ataque del viernes podría haber sido una venganza por los tiroteos en las mezquitas de 2019, dijo que no estaba claro. El hombre solo que fue responsable de la violencia, no una fe, dijo.

“Fue odioso, estuvo mal. Lo llevó a cabo un individuo, no una fe”, dijo Ardern. “Sólo él tiene la responsabilidad de estos actos”.

“Sería un error dirigir cualquier frustración a alguien más allá de este individuo”.

De las seis personas heridas, tres se encontraban en estado crítico, uno en estado grave y dos en estado moderado, dijo el servicio de ambulancias de St John.