Última hora
This content is not available in your region

La toma de posesión de los talibanes en Afganistán puede estimular a otros extremistas - jefe del espionaje británico

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
UK has foiled 31 terror plots in the last four years - spy chief
UK has foiled 31 terror plots in the last four years - spy chief   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Andrew MacAskill

LONDRES, 10 sep – La toma de Afganistán por parte de los talibanes supondrá una “inyección de ánimos” para los extremistas que planean realizar atentados en otros lugares, y podría darles de nuevo una base para operar como lo hicieron en el periodo previo al 11-S, declaró el viernes el jefe del servicio de espionaje nacional británico MI5.

Ken McCallum, director general del Servicio de Seguridad, más conocido por las iniciales de la Sección de Inteligencia Militar 5, dijo a la BBC que la amenaza del terrorismo para Reino Unido era “algo real y persistente”.

“Nos enfrentamos en efecto a una lucha global constante para derrotar al extremismo y protegernos del terrorismo”, dijo McCallum en una entrevista en la víspera del aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Reino Unido sufrió grandes atentados por última vez en 2017, cuando un atacante irrumpió en un concierto en Manchester y hombres armados con cuchillos atacaron dos puentes en Londres. En los cuatro años transcurridos desde entonces, la policía y los servicios de inteligencia desbarataron 31 complots para atacar a Reino Unido, dijo McCallum. Estos militantes se inspirarían en el éxito de los talibanes.

“De la noche a la mañana se puede producir un impulso psicológico, una inyección de ánimos para los extremistas que ya están aquí o en otros países, por lo que tenemos que estar atentos”, dijo McCallum. “No hay duda de que los últimos acontecimientos en Afganistán habrán animado y envalentonado a algunos de esos extremistas”.

Los talibanes han prometido que no dejarán que Afganistán, donde Osama bin Laden tramó los atentados del 11-S cuando estuvieron por última vez en el poder, vuelva a ser un refugio para los militantes que planean atentar contra Occidente. Sin embargo, McCallum dijo que existe el riesgo de que esto sea exactamente lo que ocurra.

“Junto al efecto inspirador inmediato está el riesgo de que los terroristas se reconstituyan y vuelvan a hacernos frente con planes sofisticados bien desarrollados del tipo al que nos enfrentamos en el 11-S y en los años posteriores”.