This content is not available in your region

Annalena Baerbock y el sueño de convertirse en la canciller más joven de Alemania

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Annalena Baerbock y el sueño de convertirse en la canciller más joven de Alemania
Derechos de autor  Filip Singer/MTI/MTVA

Tanto en el deporte como en la política, Annalena Baerbock siempre ha sido ambiciosa. En su juventud compitió con éxito en la gimnasia. Ahora, a los 40 años, es la primera candidata a canciller de los Verdes y la persona más joven en aspirar a la jefatura del Gobierno en la República Federal de Alemania. Su comienzo en la campaña electoral fue notable. A su nominación en abril le siguieron un destacado aumento de popularidad en las encuestas y un número récord de altas en el partido.

Pero los contratiempos no tardaron en llegar. Primero, a mediados de mayo, se supo que se había retrasado en la declaración de las pagas extraordinarias al Bundestag. Más tarde, salió a la luz que los datos de su currículo no eran correctos, y hubo acusaciones de plagio en relación con su libro "Ahora. Cómo renovamos nuestro país".

La figura de la candidata empezó a tambalearse. Hubo, incluso, llamamientos a ofrecer la candidatura a su compañero de partido, Robert Habeck. Además, hubo noticias falsas en las redes sociales con supuestas fotos de desnudos y la afirmación de que había pedido algunas prohibiciones con respecto a los derechos de los perros.

Pero la joven política no se amilanó. Viene de un entorno deportivo y sabía que, si se rendía después de la ronda preliminar, ya no tendría opciones para competir, como aseguraba en una entrevista. Tenía claro que habría mucho viento en contra si apostaba por un nuevo comienzo.

En cuanto al contenido, trató de ganar puntos en la campaña electoral, sobre todo, con el tema central de los Verdes: la protección del clima. Tuvo cuidado de no explotar la catástrofe de las inundaciones en la parte occidental de Alemania como admonición al asunto del clima con las clásicas fotos de políticos en la zona de catástrofe, calzados con botas de goma.

En cambio, los Verdes reaccionaron políticamente y anunciaron un programa inmediato con su propio Ministerio de Protección del Clima con derecho a vetar las leyes perjudiciales para el medio ambiente.

"La crisis climática no es algo abstracto, está ocurriendo aquí mismo, entre nosotros, y ahora debemos hacer todo lo posible para controlar esta crisis. Nos encontramos en una encrucijada para llegar incluso a la senda de los 1,5 grados centígrados. Al mismo tiempo, estamos ante una situación difícil para alcanzar la oportunidad histórica de utilizar la próxima década para construir una prosperidad climáticamente inteligente para las generaciones futuras."

Aparte del clima, Europa es el tema esencial para Baerbock. Llegó a los Verdes a través de la política de la UE. La politóloga y experta en Derecho Internacional aboga, entre otras cosas, por reforzar la política europea de defensa. Nunca ha ocupado un cargo ministerial o gubernamental.

Baerbock comenzó su carrera política en Brandemburgo, donde sigue viviendo con su marido y sus dos hijas. En 2018 fue elegida líder del Partido Verde junto con Robert Habeck. A ambos se les atribuye el mérito de haber unido el partido y haberlo encaminado hacia el éxito.