This content is not available in your region

Corea del Norte dice que ha probado un nuevo misil antiaéreo "extraordinario"

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Corea del Norte dice que ha probado un nuevo misil antiaéreo "extraordinario"
Corea del Norte dice que ha probado un nuevo misil antiaéreo "extraordinario"   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Hyonhee Shin

SEÚL, 1 oct – Corea del Norte disparó el jueves un misil antiaéreo de nuevo desarrollo, según informó el medio de comunicación estatal KCNA, sumándose a las recientes pruebas armamentísticas que ha realizado, en un contexto de estancamiento de las conversaciones de desnuclearización con Estados Unidos.

Se trata de la segunda prueba armamentística conocida de Corea del Norte esta semana, tras lanzar el martes un misil hipersónico hasta entonces desconocido. También ha disparado misiles balísticos y un misil de crucero con capacidad nuclear en potencia en las últimas semanas.

Las pruebas pusieron de manifiesto que Corea del Norte ha ido desarrollando armas cada vez más sofisticadas, lo que aumenta las posibilidades de presionar para que abandone sus programas nucleares y de misiles a cambio de una reducción de las sanciones de Estados Unidos.

El ejército de Corea del Sur dijo que se necesitaba un análisis detallado para verificar la información de la KCNA.

Corea del Norte ha dicho en las últimas semanas que sus pruebas de armamento tienen como objetivo aumentar su capacidad de defensa al igual que otros países, y ha acusado a Estados Unidos y Corea del Sur de “doble rasero” y “política hostil” hacia el país.

El miércoles, Kim dijo que no tiene motivos para atacar a Corea del Sur y que estaba dispuesto a reabrir las líneas directas intercoreanas cortadas. Sin embargo, criticó a la Administración del presidente estadounidense, Joe Biden, por utilizar “formas y métodos más arteros” al aplicar una política hostil mientras propone el diálogo.

Los analistas afirman que el enfoque de palo y zanahoria del Norte tiene como objetivo lograr el reconocimiento internacional como Estado con armas nucleares y abrir una brecha entre Estados Unidos y Corea del Sur, con la vista puesta en el deseo del presidente surcoreano, Moon Jae-in, de dejar un legado diplomático antes de que termine su mandato en mayo.

El Gobierno de Biden ha dicho que no tiene ninguna intención hostil hacia Corea del Norte y le ha pedido que acepte sus ofertas de conversaciones para romper el estancamiento de las negociaciones de desnuclearización.