This content is not available in your region

Los demócratas ceden al ala progresista y retrasan la votación del plan de infraestructuras

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Los demócratas ceden al ala progresista y retrasan la votación del plan de infraestructuras
Los demócratas ceden al ala progresista y retrasan la votación del plan de infraestructuras   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Susan Cornwell y Richard Cowan

WASHINGTON, 30 sep – Los líderes demócratas de la Cámara de Representantes de EEUU retrasaron la votación prevista para el jueves sobre un proyecto de ley bipartidista de infraestructuras de un billón de dólares, cediendo a los progresistas del partido, que habían exigido que se actuara primero sobre un proyecto de ley de política social más amplio.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el presidente, Joe Biden, se han esforzado por limar asperezas entre los legisladores progresistas, que reclaman un paquete de gasto social de 3,5 billones de dólares para acompañar el plan de infraestructuras, y los moderados, que quieren un proyecto de ley más pequeño.

La medida dio a Biden y a los líderes demócratas más tiempo para tratar de reunir los votos necesarios para obtener el apoyo a una parte clave de su programa.

“Esta semana se han hecho muchos progresos y estamos más cerca que nunca de un acuerdo”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. “Pero aún no hemos llegado a ese punto y, por tanto, necesitaremos algo de tiempo adicional para terminar el trabajo, empezando mañana a primera hora”.

El jueves, el Congreso sacó a Washington del borde del cierre del Gobierno al votar para continuar financiando la Administración hasta el 3 de diciembre. Biden firmó la medida antes de que la financiación se agotara a medianoche.

“Hay mucho más que hacer. Pero la aprobación de este proyecto de ley nos recuerda que el trabajo bipartidista es posible y nos da tiempo para aprobar una financiación a más largo plazo para que nuestra Administración siga funcionando y cumpliendo con el pueblo estadounidense”, dijo Biden en un comunicado.

La Cámara de Representantes aprobó la medida en una votación bipartidista por 254-175, horas después de que fuera aprobada por el Senado por 65-35.

Las negociaciones sobre el resto de la legislación se prolongaron hasta la noche. En un comunicado dirigido a sus colegas demócratas, Pelosi lo calificó de “día productivo y crucial” y dijo que continuaban las discusiones.

Sin embargo, a medida que pasaban las horas, quedó claro que no había acuerdo.

Algunos demócratas progresistas han prometido votar en contra del proyecto de ley para invertir en las carreteras, puentes y otras infraestructuras del país, molestos por el hecho de que su partido aún no haya llegado a un acuerdo sobre un proyecto de ley complementario de varios millones de dólares con financiación para los servicios sociales y para afrontar el cambio climático.

Ante las crecientes dificultades de que se apruebe su propuesta de gasto social de 3,5 billones de dólares, Biden y sus ayudantes están tratando de averiguar qué propuesta más reducida podría unir a los legisladores demócratas, ideológicamente distanciados, según personas familiarizadas con el asunto. 

Los parlamentarios del flanco izquierdo del partido han dicho que no votarán por el proyecto de ley de infraestructura a menos que se sientan seguros de que sus prioridades se reflejarán en el proyecto de ley de gasto social.

La representante demócrata Ilhan Omar, líder de los progresistas de la Cámara de Representantes, dijo a los periodistas: “Nada ha cambiado con los miembros de nuestro grupo. No tenemos los votos para aprobar las infraestructuras”.

AMENAZADELTECHO DE LA DEUDA

En otra batalla de alto nivel, los demócratas y los republicanos del Congreso han seguido discutiendo sobre la posibilidad de conceder al Departamento del Tesoro una autorización de endeudamiento adicional más allá del actual límite legal de 28,4 billones de dólares. La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ha calculado que podría producirse un impago histórico de la deuda estadounidense en torno al 18 de octubre si el Congreso no actúa.

Los republicanos no quieren saber nada del aumento del límite de la deuda, argumentando que es un problema de los demócratas, ya que controlan el Congreso y la Casa Blanca. Los demócratas señalan que unos 5 billones de dólares de la deuda del país son el resultado de los recortes de impuestos y del gasto aprobado durante la presidencia del republicano Donald Trump.

La Cámara de Representantes aprobó a última hora del miércoles un proyecto de ley que suspende el límite de la deuda hasta diciembre de 2022. El Senado podría votarlo “tan pronto como la próxima semana”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, pero se espera que los republicanos lo bloqueen de nuevo.

Yellen dijo el jueves que sería una “catástrofe” si el Congreso no eleva el techo de la deuda. La incertidumbre está empezando a filtrarse en los mercados financieros, aunque son pocos los que creen que el país acabe incumpliendo.