This content is not available in your region

Temor a impagos en sector inmobiliario chino se profundiza por inquietud con Evergrande

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Gramercy says it added Evergrande exposure as bond prices crater
Gramercy says it added Evergrande exposure as bond prices crater   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Clare Jim, Tom Westbrook y Marc Jones

HONGKONG/LONDRES, 5 oct – El creciente temor a los impagos de deuda entre las promotoras inmobiliarias chinas provocaba una liquidación de sus acciones y bonos el martes, con nuevas rebajas de calificación crediticia y una incertidumbre sobre el destino del atribulado grupo China Evergrande que afectaba a la confianza de los inversores.

La otrora inmobiliaria superventas Evergrande se enfrenta a una de las mayores restructuraciones de deuda de la historia del país, ya que tiene que lidiar con más de 300.000 millones de dólares en compromisos, incluidos casi 20.000 millones de dólares en deuda en el exterior.

El mes pasado incumplió el pago de dos tramos de bonos en dólares y está intentando vender activos para pagar a sus acreedores, priorizando los abonos a prestamistas locales en las últimas semanas.

El posible colapso de uno de los mayores prestatarios de China desencadenó la preocupación por los riesgos de contagio en el sector inmobiliario de la segunda economía mundial, mientras sus endeudados pares se ven afectados por rebajas de calificación ante la inminencia de las fechas de impago.

Los bonos y acciones inmobiliarios chinos se veían sometidos a una fuerte presión vendedora un día después de que la constructora china Fantasia Holdings dijo que no logró pagar a tiempo una deuda en el mercado internacional por 206 millones de dólares.

Esto siguió a una rebaja de la compañía por las agencias calificadoras, que se refirieron a las débiles perspectivas de recuperación para los tenedores de bonos tras el impago, así como a preocupaciones sobre las transparencia y las prácticas de gobierno de la firma.

En un comunicado, el promotor dijo que evaluará el impacto potencial del impago en las condiciones financieras del grupo. No respondió de inmediato a una petición de comentario de Reuters sobre las rebajas de calificación.

El promotor Sinic Holdings también sufrió una rebaja de calificación el martes, tras anunciar que algunas filiales no pagaron los intereses de acuerdos de financiación en la China continental.

S&P Global Ratings rebajó su calificación, afirmando que sufre “un grave problema de liquidez y que su capacidad de servicio de la deuda prácticamente se ha agotado”. Añadió que es probable que la empresa incumpla sus obligaciones por valor de 246 millones de dólares con vencimiento el 18 de octubre.

Sinic declinó comentar las rebajas de calificación.

“Desde la crisis de Evergrande, los inversores están más preocupados y centrados en la capacidad de reembolso de las promotoras chinas”, dijo Thomas Kwok, jefe de negocios de renta variable de la corredora hongkonesa CHIEF Securities.

Los problemas de liquidez han aumentado porque muchas promotoras no han podido emitir nueva deuda para refinanciarse y porque su capacidad para obtener dinero en efectivo de la venta de propiedades disminuyó por una nueva normativa, dijo.

“Esto será un círculo vicioso para las promotoras que no sean lo suficientemente fuertes, porque no hay suficiente liquidez en el mercado para todos”, señaló.

IMPACTO EN EL MERCADO

Las rebajas de calificación y posibles impagos a corto plazo de vencimientos de deuda en el exterior aumentarán la presión sobre las inmobiliarias chinas para lograr acceso a nueva financiación y lograr abonar vencimientos valorados en casi 300.000 millones de dólares para los dos próximos años.

El precio de los bonos colapsó en un puñado de las firmas más endeudadas. Los de Fantasia cayeron por debajo de los 30 centavos mientras que Kaisa Group y Central China Real Estate también se vieron afectados.

“El costo de financiación para estas compañías aumentó de forma masiva y hay de hecho un riesgo de contagio”, dijo un analista de crédito en mercados emergentes en Londres que pidió mantenerse en el anonimato.

“Si todo el sector inmobiliario recibe la presión podría convertirse en un asunto mucho más complicado de resolver, así que creo que es mejor que las autoridades chinas entren ahora y limiten los efectos colaterales”, agregó.

China está disfrutando de una festividad de siete días desde el 1 de octubre y los reguladores no han hecho comentarios específicos sobre Evergrande y sus problemas recientemente.

No obstante, el banco central instó el miércoles a las instituciones financieras a cooperar con los departamentos y gobiernos locales relevantes para mantener el desarrollo “estable y saludable” del mercado inmobiliario y salvaguardar los intereses de vivienda de los consumidores.