This content is not available in your region

"Me quedo en El Salvador", la caravana que exige no tener que emigrar

Access to the comments Comentarios
Por Isidro Murga  con AFP
euronews_icons_loading
En la marcha abundaban las pancartas reivindicativas exigiendo un esfuerzo colectivo por un futuro mejor
En la marcha abundaban las pancartas reivindicativas exigiendo un esfuerzo colectivo por un futuro mejor   -   Derechos de autor  AFPTV

Es una huida hacia dentro, una caravana de migrantes al revés, de desheredados que en lugar de cruzar la frontera con Guatemala en busca de un futuro mejor se dirigen hacia el interior para exigir al Gobierno y a la sociedad un esfuerzo integrador que les evite tener que abandonar El Salvador. Unas 2 000 personas, la mayoría jóvenes, participaron el sábado en una marcha simbólica convocada por la Fundación Forever en nombre de todos los salvadoreños que quieren escapar de las garras de la violencia, la pobreza y la falta de oportunidades:

- "Representan a millones de salvadoreños que quisieran quedarse en el país, que quieren quedarse en el Salvador pero que es fundamental tener otras condiciones de vida, tener otros proyectos integradores, contar con un futuro con mayor certeza, con posibilidades de desarrollo para salir de la pobreza", explica Alejandro Gutman, presidente de la Fundación Forever.

Los integrantes de la marcha piden que el Gobierno, la empresa privada y las organizaciones civiles sumen fuerzas y colaboren en proyectos concretos que permitan a los jóvenes adquirir una formación universitaria, y que, una vez adquirida, puedan optar a un trabajo digno y de calidad sin tener que abandonar El Salvador.

"A veces las malas condiciones sociales, políticas y otros factores obligan a muchos de nuestros hermanos salvadoreños a buscar desarrollo en otros territorios", afirma Jairo Acuña, un joven de 26 años que participa en la marcha.

En el último año, la Fundación Forever ha ayudado a unos 1 000 jóvenes para que tengan una carrera universitaria. Se estima que entre 200 y 300 salvadoreños abandonan a diario el país, sin documentos, con la esperanza de llegar a Estados Unidos. Es un trayecto lleno de peligros y sin ningún tipo de garantías en el que tendrán que lidiar con traficantes, criminales y fuerzas del orden de distintos países.