This content is not available in your region

Víctimas de una intoxicación por aceite de colza ponen fin a su acción protesta en el Prado

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Supervivientes de un envenenamiento ocupan el Museo del Prado y amenazan con suicidarse
Supervivientes de un envenenamiento ocupan el Museo del Prado y amenazan con suicidarse   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

MADRID, 19 oct -Un grupo de supervivientes de un envenenamiento masivo por una partida intoxicada de aceite de colza ocurrido hace 40 años en España ocupó el martes durante varias horas el Museo del Prado de Madrid, amenazando con suicidarse si el Gobierno no respondía a sus demandas.

Una foto del interior mostraba seis manifestantes —uno en silla de ruedas— sujetando una pancarta de protesta delante de “Las Meninas”, el famoso cuadro de Diego Velázquez.

La policía ha detenido a dos de los manifestantes y el resto abandonó el museo alrededor del mediodía, según informó a Reuters la asociación “Seguimos viviendo”, que defiende a las víctimas.

“No más humillación y abandono”, dijeron los manifestantes en la cuenta de Twitter de una asociación de afectados de un caso que causó miles muertos en 1981.

“Pasadas seis horas desde el inicio de nuestra presencia aquí, comenzaremos la ingesta de pastillas”, avisaba la asociación con el nombre “Seguimos viviendo”, sin mencionar una hora precisa.

La asociación exigía un encuentro con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y mediados a finales de octubre, y financiación para cubrir los gastos médicos de las víctimas de uno de los mayores escándalos de intoxicación alimentaria del mundo.

Alrededor de 5.000 personas murieron y otras 20.000 resultaron afectadas, la mayoría con dolencias incurables, según informó el grupo.

ESTAMOSENFERMOS

Miles de españoles sufrieron enfermedades pulmonares que luego se relacionaron con el consumo aceite de colza procesado. Otros miles sufrieron secuelas de por vida.

No hubo respuesta inmediata por parte del Gobierno o del Prado. La asociación dijo que habían elegido el museo para su acto porque la cultura había ayudado a las víctimas a sobrellevar su situación.

La sustancia era originalmente para uso industrial, pero fue adulterada y vendida ilegalmente como aceite de oliva, sobre todo en mercadillos callejeros, inicialmente en Madrid y luego extendiéndose a otras zonas.

Los síntomas varían desde insuficiencia pulmonar y deformación de las extremidades hasta la afección y destrucción del sistema inmunitario.

Muchos de los supervivientes quedaron lisiados de por vida.

Unas 100.000 personas resultaron afectadas y se registró enfermedad clínica en 20.000 personas, de las cuales 10.000 fueron hospitalizadas, de acuerdo con la página web Science Direct.

Más de 300 víctimas murieron, según la web.