This content is not available in your region

Sólo personas muy ancianas y enfermas mueren de COVID si están vacunadas: estudio italiano

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Sólo personas muy ancianas y enfermas mueren de COVID si están vacunadas: estudio italiano
Sólo personas muy ancianas y enfermas mueren de COVID si están vacunadas: estudio italiano   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

MILÁN, 20 oct – Es muy poco probable que las personas vacunadas contra el COVID-19 mueran a causa de la enfermedad a menos que sean muy mayores y ya estén muy enfermas antes de contagiarse, mostró el miércoles un estudio realizado en Italia.

El estudio del Instituto Nacional de Salud (ISS), contenido en un informe regular del ISS sobre muertes por COVID-19, muestra que la edad promedio de las personas que murieron a pesar de estar vacunadas fue de 85 años. En promedio, tenían cinco enfermedades subyacentes.

La edad promedio de fallecimiento entre los no vacunados fue de 78 años, con cuatro condiciones preexistentes.

Se encontró que los casos de problemas cardíacos, demencia y cáncer eran más altos en la muestra de muertes entre los vacunados.

El análisis, realizado del 1 de febrero al 5 de octubre de este año, estudió los registros médicos de 671 muertes por COVID entre personas no vacunadas y 171 entre individuos completamente inoculados.

Hubo 38.096 decesos por COVID en Italia durante el período bajo revisión.

Entre estos, 33.620 no estaban vacunados, 2.130 habían recibido sólo una dosis o se infectaron poco después de la inoculación antes de que se formaran los anticuerpos, y 1.440 estaban completamente vacunados.

A principios de este mes, Italia alcanzó el objetivo de inocular completamente al 80% de su población mayor de 12 años, un umbral que el gobierno había indicado ofrece un grado significativo de seguridad contra el virus.

A pesar de alcanzar este objetivo, desde el 15 de octubre el gobierno hizo que los pases de salud COVID-19 fueran obligatorios para todos los trabajadores, en un caso de prueba para Europa. La medida ha desencadenado protestas a veces violentas en varias ciudades, incluida la capital, Roma.