This content is not available in your region

Arrepentimiento y desafío en el este europeo, reacio a las vacunas y asolado por el COVID-19

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Arrepentimiento y desafío en el este europeo, reacio a las vacunas y asolado por el COVID-19
Arrepentimiento y desafío en el este europeo, reacio a las vacunas y asolado por el COVID-19   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Janis Laizans y Tsvetelia Tsolova

RIGA/SOFÍA, 21 oct – Mientras Letonia se confina y los hospitales de Bulgaria y Rumanía se hunden ante la oleada de casos de COVID-19, y Polonia vende dosis de vacunas sobrantes, muchos europeos centrales y orientales se debaten entre el desafío y el arrepentimiento por no haberse vacunado.

La región tiene las tasas de vacunación más bajas de la Unión Europea, una distinción no deseada en la que influyen tanto factores políticos como económicos, y las variantes más mortíferas del virus se están extendiendo allí rápidamente.

La búlgara Vesela Tafradzhiyska, de 47 años, que se recupera de una bronconeumonía causada por una infección por coronavirus, dice que no se vacunó porque los informes de los medios de comunicación sobre la seguridad y eficacia de la vacuna eran contradictorios y confusos.

Después de ocho días en el hospital, a regañadientes, está cambiando de opinión. “Estoy dispuesta a vacunarme, aunque veo que no es una garantía al 100%, porque la gente vacunada también se infecta”.

En Bulgaria el estado más pobre de la UE y que, según Nuestro Mundo en Datos, sufre actualmente la tercera tasa de mortalidad por COVID-19 del mundo sólo uno de cada cuatro adultos está totalmente vacunado. Esta cifra contrasta con más del 90% en Irlanda, Portugal y Malta.

Cientos de personas han protestado en Sofía y otras ciudades contra los certificados obligatorios que entraron en vigor el jueves, y que limitan el acceso a muchos espacios públicos cerrados a quienes han sido vacunados.

Mientras tanto, las hospitalizaciones por coronavirus han aumentado un 30% en el último mes y los hospitales de la capital han suspendido las cirugías no esenciales.

En Letonia, que el jueves se convirtió en el primer Estado europeo en aplicar las normas de confinamiento desde que se suavizaran las restricciones durante el verano, Biruta Adomane, una pensionista que se ha vacunado, expresó su enfado por el casi 50% de sus compatriotas adultos que no lo han hecho.

“Me gustaría ir a las tiendas y a los cafés, me gustaría disfrutar más de mi vida, en lugar de estar encerrada”, dijo a Reuters. “La gente es extraña… No entiendo su motivación”.

MIEDO Y DESCONFIANZA

Las dudas sobre las vacunas son un fenómeno mundial.

Francia y Estados Unidos luchan contra ella y está en aumento en algunos países asiáticos, incluido Japón.

Sin embargo, los expertos afirman que los centroeuropeos pueden ser especialmente escépticos, tras décadas de Gobierno comunista que han erosionado la confianza de los ciudadanos en las instituciones estatales y han dejado sistemas sanitarios subdesarrollados que ahora luchan contra la escasa financiación.

Una encuesta de la Comisión Europea, el Eurobarómetro, ha demostrado que al menos una persona de cada tres en la mayoría de los países del este de la UE no confía en el sistema sanitario, frente a una media europea del 18%.

“Las vacunas muestran que la sombra de la Unión Soviética… sigue dominando la conciencia de la gente. Algunos siguen viviendo con miedo y desconfianza”, dijo Tomasz Sobierajski, sociólogo de la Universidad de Varsovia.

La libertad de los medios de comunicación y las libertades civiles se vieron limitadas y la industria estaba controlada en gran medida por el Estado durante el régimen comunista, un legado que ahora se ve agravado por la creciente influencia de los políticos populistas que “enseñan a la gente a desconfiar”, dijo Sobierajski.

NO LO HARÉ

En Eslovaquia, el escepticismo sobre las vacunas ha sido alimentado por los políticos de la oposición, incluido el antiguo primer ministro Robert Fico, que ha dicho que no se vacunaría.

En Polonia, donde los casos diarios han alcanzado el máximo desde mayo, la aceptación de la vacuna es particularmente baja en el corazón conservador que tiende a votar por el partido nacionalista gobernante Ley y Justicia (PiS, por sus siglas en polaco). Esto ha dejado al Gobierno con un excedente de vacunas que ha donado o vendido en el extranjero.

En Rumanía, que ocupa el segundo lugar en la lista de muertes por COVID-19 y donde los nuevos casos diarios se han disparado hasta los 19.000 esta semana, aproximadamente uno de cada tres adultos ha sido vacunado, la segunda tasa más baja de la UE. El país también tiene la mayor tasa de desconfianza en la sanidad pública del bloque, con un 40%.

“Es inimaginable, aquí tenemos unos 60 pacientes, el 90% de ellos son casos de cuidados intensivos que necesitan ventilación”, dijo Amalia Hangiu, directora de una unidad de urgencias en un hospital de Bucarest.

“Si hubiéramos respetado las normas y nos hubiéramos vacunado cuando debíamos, no estaríamos participando en una catástrofe así”.

Algunos, como la pensionista búlgara Raina Yordanova, siguen sin estar convencidos.

“No me vacuné y no lo haré”, dijo. “Nadie sabe lo que pasará años (después de que se haya administrado) y no he decidido morir ahora”.