This content is not available in your region

Un brote de COVID-19 en China pone a prueba a las vulnerables ciudades fronterizas

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Un brote de COVID-19 en China pone a prueba a las vulnerables ciudades fronterizas
Un brote de COVID-19 en China pone a prueba a las vulnerables ciudades fronterizas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

PEKÍN, 27 oct – China ha notificado casi 250 casos de transmisión local de COVID-19 desde el inicio del actual brote, hace 10 días, y muchas de las infecciones se han producido en ciudades remotas situadas a lo largo de las porosas fronteras internacionales del noroeste del país.

China registró 50 nuevos casos locales el 26 de octubre, la mayor cifra diaria desde el 16 de septiembre, según mostraron los datos oficiales el miércoles.

La cifra global es ínfima en comparación con los numerosos casos que se registran fuera del país. También es modesta en comparación con los más de 1.200 casos locales registrados durante el brote de julio-agosto en China y los más de 2.000 casos en enero del último invierno.

Sin embargo, el aumento constante de casos en la última semana y su dispersión geográfica alarmaron a las autoridades locales y provocaron el regreso de complejas restricciones a los viajes, así como a los sectores del turismo y la restauración.

China ha afirmado que la pandemia de COVID-19 es el mayor desafío para la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero. Las autoridades sospechan que el actual brote procede del extranjero.

Las ciudades más ricas, como Pekín, han conseguido mantener bajas las cifras de infección poniendo rápidamente en cuarentena y analizando los posibles casos. Sin embargo, las pequeñas ciudades fronterizas, que sufren un mayor riesgo de infecciones importadas del extranjero y están equipadas con relativamente pocos recursos, han sufrido interrupciones más graves y prolongadas en el marco de la política de tolerancia cero de China hacia el COVID-19.

Antes del COVID-19, la bandera de Ejin, una remota división administrativa en la frontera de China con Mongolia, recibió 8 millones de visitantes en 2019 gracias a atracciones como un bosque resistente a la sequía que se vuelve amarillo dorado en octubre.

Sin embargo, este asentamiento de 36.000 residentes se ha visto castigado con dureza en el último brote. Ejin ha entrado en confinamiento desde la semana pasada, lo que ha hecho que casi 10.000 turistas no puedan salir, dijo el martes un representante de la administración local.

Las personas que quieran salir de la ciudad, excepto las que se marchen por las pocas razones exentas, deben ser puestas en cuarentena en instalaciones centralizadas durante al menos siete días antes de la salida, dijo Ruili el miércoles.

Ruili es un punto de tránsito clave para Yunnan, que ha tratado por vigilar su escarpada frontera de 4.000 km con Laos, Myanmar y Vietnam para evitar la inmigración ilegal, que ha aumentado ante el intento de algunos migrantes de buscar refugio contra la pandemia.