This content is not available in your region

República Checa considera inaceptable la nueva propuesta polaca para la mina de Turów

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
República Checa considera inaceptable la nueva propuesta polaca para la mina de Turów
República Checa considera inaceptable la nueva propuesta polaca para la mina de Turów   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

PRAGA, 16 nov – La República Checa ha recibido una nueva propuesta de Polonia para resolver el conflicto sobre la mina de lignito de Turów, cerca de su frontera, pero el nuevo proyecto es inaceptable, según declaró el martes el Ministerio de Medio Ambiente checo.

Los dos países vecinos, ambos miembros de la Unión Europea, están enfrentados por la ampliación de la explotación minera de Turów, que alimenta una central eléctrica adyacente de importancia para el suministro energético polaco.

La República Checa afirma que la explotación minera provoca la pérdida de aguas subterráneas en las ciudades del lado checo y causa otros tipos de contaminación.

El ministerio checo dijo que tendrá que discutir la propuesta con el Gobierno entrante que se está formando tras las elecciones del mes pasado antes de dar cualquier otro paso.

“(La nueva propuesta) es inaceptable para la actual dirección del Ministerio de Medio Ambiente, el Ministerio de Asuntos Exteriores y la región de Liberec, vecina de Turów”, dijo la portavoz del Ministerio de Medio Ambiente en un mensaje en la red social Twitter.

“Dada la situación política, la propuesta tendrá que ser debatida en la parte checa con los representantes de los partidos del nuevo Gobierno que se está formando. Tan sólo después de eso la República Checa podrá dar más pasos”.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ordenó a Polonia que detenga las operaciones de la mina y la central eléctrica después de que Praga se quejara de los daños medioambientales en su territorio.

Polonia, que no ha cumplido la orden del TJUE, ha intentado llegar a un acuerdo con su vecino para mantener la mina abierta a cambio de adoptar medidas para limitar la pérdida de agua y ofrecer una compensación.

Se espera que una coalición checa de cinco partidos de centro-derecha, que obtuvo la mayoría en las elecciones del mes pasado, asuma el Gobierno del país en las próximas semanas.

El principal punto de fricción en las anteriores conversaciones sobre Turów fue la exigencia checa sobre la duración de cualquier acuerdo.