This content is not available in your region

Los disturbios en Martinica ganan fuerza, manifestantes atacan a policías y periodistas

Access to the comments Comentarios
Por Reuters

PARÍS, 26 nov – Las protestas contra las restricciones por el COVID-19 en el territorio francés de Martinica se intensificaron y la situación es “muy tensa”, dijo el viernes un funcionario, después de que los manifestantes hirieron a policías, atacaran a periodistas e incendiaron la residencia del representante estatal.

“Anoche fue claramente más intenso que las noches anteriores”, dijo a Reuters un portavoz local del estado francés el viernes alrededor de las 08.30 hora local.

Martinica y la vecina Guadalupe se han visto afectadas por disturbios durante la última semana, después de que el gobierno francés impuso medidas más duras para frenar la propagación del coronavirus.

El ministro del Interior francés, Gerald Darmanin, dijo el viernes que las autoridades de Martinica y Guadalupe realizaron 10 arrestos después de tiroteos en la noche del jueves en los que resultaron heridas varias personas.

Periodistas de agencias de fotografía, noticias y televisión francesas fueron atacados el jueves por la noche, dijo el grupo de medios Altice en un comunicado, confirmando los comentarios anteriores del ministro. Un oficial de policía resultó gravemente herido y necesitó cirugía, según las autoridades locales.

Los fiscales dijeron que manifestantes enmascarados también intentaron prender fuego a la puerta de la residencia oficial del prefecto, el representante más importante del estado central francés allí, pero no se causaron daños significativos.

El gobierno francés se reunió de urgencia el viernes para abordar los acontecimientos, ya que los disturbios aún estaban en curso, dijo una fuente cercana al ministro francés de ultramar.

Las vacunas obligatorias para los trabajadores de la salud, una medida ya introducida en el resto de Francia, ha alimentado el resentimiento entre la mayoría de la población negra de las islas.

Algunos calificaron el mandato como un retroceso a la era de la esclavitud en Francia, insistiendo en que se les debería permitir tomar sus propias decisiones sobre el tratamiento de salud. Los manifestantes también piden aumentos salariales y menores precios de la energía.