This content is not available in your region

¿Con qué rapidez se propaga? Científicos se preguntan si ómicron puede superar a Delta

Access to the comments Comentarios
Por Reuters

Por Nancy Lapid y Julie Steenhuysen

29 nov – Cuando los científicos se afanan para comprender las consecuencias de la variante ómicron del COVID-19, una de las preguntas más importantes es si la nueva versión del coronavirus puede superar a la Delta, la que domina en todo el mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) designó el viernes a ómicron como “variante preocupante” apenas unos días después de que su existencia fue notificada por primera vez en el sur de África. La OMS dijo que se está coordinando con muchos investigadores de todo el mundo para entender mejor el impacto en la pandemia de COVID-19 y que se esperan nuevos hallazgos en “días y semanas”.

Quedan muchas interrogantes, entre ellas si ómicron eludirá la protección de la vacuna y si causará una enfermedad más grave, pero estas características serían mucho menos preocupantes si la nueva variante permanece relativamente contenida.

Varios expertos en la enfermedad entrevistados por Reuters dijeron que ya hay fuertes motivos para creer que ómicron hará que las vacunas sean menos eficaces. Ómicron comparte varias mutaciones clave con dos variantes anteriores, Beta y Gamma, que las hacían menos vulnerables a las vacunas. Además, tiene 26 mutaciones únicas, muchas de ellas en regiones a las que se dirigen los anticuerpos de las inyecciones.

Delta se propagó en pocos meses y mucho más rápidamente que cualquiera de sus predecesoras.

“Así que la cuestión, en realidad, es qué tan transmisible es ómicron en relación con Delta. Eso es lo más importante que necesitamos saber”, dijo John Moore, profesor de microbiología e inmunología del Weill Cornell Medical College de Nueva York.

También es probable que sea una de las últimas respuestas, según los expertos. Las autoridades sudafricanas dieron la voz de alarma sobre ómicron después de identificar sólo decenas de casos de la variante.

Los científicos vigilarán de cerca si los casos causados por ómicron notificados en las bases de datos públicas empiezan a suplantar a los causados por Delta. Esto podría llevar de tres a seis semanas, dependiendo de la rapidez con que se desplace la variante, según los expertos.

El resto de la información debería llegar más rápidamente. Dentro de dos semanas, “tendremos un mejor idea de la gravedad de la enfermedad”, dijo el doctor Peter Hotez, experto en vacunas y profesor de virología molecular y microbiología en el Baylor College of Medicine.

“Estamos recibiendo diferentes informes: algunos dicen que es una enfermedad muy leve y otros (informan) de algunos casos graves en hospitales sudafricanos”, agregó.

En un plazo similar, los investigadores dijeron que esperan tener respuestas sobre si ómicron puede evadir la protección de las vacunas. Los datos iniciales procederán de análisis de laboratorio de muestras de sangre de personas vacunadas o de animales de laboratorio, analizando los anticuerpos en las muestras tras la exposición a la nueva variante.

“Hay muchos laboratorios que están buscando activamente probar la sensibilidad a los anticuerpos, y eso va a llevar un par de semanas”, dijo Moore.

David Ho, profesor de microbiología e inmunología de la Universidad de Columbia, en Nueva York, cree que ómicron mostrará un grado importante de resistencia, basándose en la localización de sus mutaciones en la proteína de la espiga del virus.

“Los anticuerpos de la vacuna se dirigen a tres regiones de la espiga del coronavirus, y ómicron tiene mutaciones en esas tres regiones”, dijo Ho. “Los expertos técnicos estamos mucho más preocupados que los expertos en salud pública por lo que sabemos del análisis estructural” de ómicron.

Otros señalan que las variantes anteriores, como la Beta, también tenían mutaciones que hacían que las vacunas fueran menos eficaces, pero que esas vacunas seguían ayudando a prevenir enfermedades graves y muertes. Incluso si los anticuerpos neutralizantes inducidos por las vacunas se vuelven menos eficaces, otros componentes del sistema inmune, conocidos como células T y B, probablemente lo compensarán, dijeron.

“Es probable que la vacunación siga manteniendo al paciente fuera del hospital”, dijo John Wherry, director del Instituto de Inmunología de Penn en Filadelfia.

Es probable que los primeros estudios en terreno sobre la eficacia de la vacuna contra ómicron lleven al menos tres o cuatro semanas, ya que los expertos estudian las tasas de las llamadas infecciones “penetración” en personas ya inoculadas, dijo el doctor Michael Osterholm, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Minnesota.

David Ho, de Columbia, dijo que el hecho de que ómicron ya se esté propagando en presencia de Delta, “que superó a todas las demás variantes, es preocupante”.

Pero otros insisten en que sigue siendo una cuestión abierta.

En cuanto a las mutaciones específicas que podrían ayudar a la propagación de ómicron, “no parece muy diferente de Alpha o Delta”, dijo Hotez.