This content is not available in your region

Cumbre árabe del Golfo dice que agresión a un país es "un ataque a todos"

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Cumbre árabe del Golfo dice que agresión a un país es "un ataque a todos"
Cumbre árabe del Golfo dice que agresión a un país es "un ataque a todos"   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Yousef Saba

RIAD, 14 dic – El príncipe heredero de Arabia Saudita dijo el martes en una cumbre de los países árabes del Golfo que los programas nucleares y de misiles de Irán deben tratarse “con seriedad y eficacia”, en momentos en que hay intentos por reactivar un pacto nuclear con Teherán.

El príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman, hablando ante una sesión cerrada de la cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), también dijo que Riad, que conversa directamente con Irán, apoyaba la resolución del conflicto a través del diálogo.

La cumbre tuvo lugar casi un año después de que Riad puso fin a un boicot árabe de tres años y medio contra Qatar, miembro del CCG, que había roto el grupo aliado de Estados Unidos, y en un momento de creciente rivalidad económica dentro del bloque productor de petróleo.

El discurso de clausura, leído por el secretario general del CCG, Nayef al-Hajraf, destacó la importancia de los esfuerzos conjuntos de los Estados del Golfo para hacer frente a las amenazas y evitar los conflictos regionales e internacionales.

“Los Estados miembros (del CCG) consideran que cualquier ataque a uno de ellos es un ataque a todos, y cualquier peligro que amenace a uno de ellos es una amenaza para todos”, dijo.

Arabia Saudita y Egipto, que no es un país del Golfo, han restablecido sus relaciones diplomáticas con Qatar, pero Emiratos Árabes Unidos y Bahréin aún no lo han hecho, aunque Abu Dabi ha hecho gestiones para reparar el daño.

Los cuatro Estados del boicot habían acusado a Qatar de apoyar a militantes islamistas y de inmiscuirse en los asuntos de los vecinos árabes del Golfo, cargos que Doha ha negado.

El príncipe Mohammed había visitado los Estados del Golfo antes de la cumbre en una gira destinada a destacar la solidaridad mientras las potencias mundiales tratan de reactivar un pacto nuclear con Irán, bajo una creciente incertidumbre del Golfo sobre el papel de Estados Unidos en la región.

Arabia Saudita, musulmana y suní, y el Irán chiíta se disputan la influencia en una rivalidad que se ha manifestado en toda la región en conflictos como la guerra de Yemen y una pugna en el Líbano, donde el creciente poder de Hezbolá, respaldado por Teherán, ha dañado los vínculos de Beirut con el Golfo.