This content is not available in your region

La segunda parte del plan climático de la UE trata los edificios, el metano y el gas fósil

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La UE presentará la segunda parte de la revisión de la política sobre el cambio climático
La UE presentará la segunda parte de la revisión de la política sobre el cambio climático   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Kate Abnett

BRUSELAS, 15 dic -Los dirigentes de la Unión Europea presentaron el miércoles una segunda serie de propuestas para reducir las emisiones de la economía de los 27 países en esta década y encaminarla hacia el cero neto en emisiones de gases de efecto invernadero en 2050.

En julio, la UE se convirtió en el primer emisor del mundo en trazar un plan detallado para cumplir sus objetivos climáticos, con propuestas legislativas que incluyen mercados de carbono más amplios y la supresión progresiva de la venta de coches con motor de combustión.

La Comisión Europea propuso el miércoles un segundo conjunto de normas, más reducido, centrado en los edificios, las emisiones de metano y el gas fósil.

En conjunto, las medidas pretenden garantizar que la UE —el tercer mayor emisor del mundo— cumpla su objetivo de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en un 55% para 2030, respecto a los niveles de 1990. En 2019, las emisiones de la UE eran un 24% inferiores a las de 1990.

“Europa necesita pasar la página de los combustibles fósiles y pasar a fuentes de energía más limpias. Esto incluye la sustitución del gas fósil por gases renovables y de baja emisión de carbono”, dijo el jefe de la política climática de la UE, Frans Timmermans.

Cada propuesta se enfrentará a meses de duras negociaciones entre los países de la UE y el Parlamento Europeo antes de convertirse en ley. Hay división entre los países por cuestiones como el papel del gas en la transición energética y cómo apoyar a las comunidades que hoy dependen de los combustibles fósiles.

Las medidas propuestas el miércoles incluyen una reforma de los mercados de gas de la UE, cuyo objetivo es integrar en la red gases de baja emisión de carbono, como el hidrógeno.

OBJETIVOS

El consumo de gas fósil en Europa deberá disminuir en las próximas décadas para cumplir los objetivos climáticos. No obstante, por el momento, el gas proporciona aproximadamente una cuarta parte de la energía de la UE, lo que significa que los países están expuestos a la volatilidad de los precios del gas, que han alcanzado máximos históricos en los últimos meses.

La Comisión también ha propuesto un sistema que permita a los países comprar gas de forma conjunta para formar reservas estratégicas, lo que, según han dicho Estados como España y Francia, les ayudaría a asegurar el suministro.

Además, Bruselas presentó su primera legislación para combatir las emisiones de metano, un gas que calienta el planeta.

Esta propuesta obligaría a los operadores de petróleo y gas de la UE a encontrar y reparar las fugas de metano en sus infraestructuras, aunque no amplió la normativa para que incluya a las empresas extranjeras que suministran la mayor parte del gas a Europa.

Una tercera propuesta se centra en los edificios, y se espera que los países de la UE tengan que renovar millones de sus edificios esta década para ahorrar energía.

Se prevé que aproximadamente el 85% de los edificios europeos estén en pie en 2050. La mayoría de ellos se calientan con combustibles fósiles y tienen un bajo rendimiento energético, lo que significa que se necesitan renovaciones generalizadas para adecuarlos al objetivo de la UE de cero emisiones.

Según Simone Tagliapietra, miembro del grupo de expertos Bruegel, las nuevas propuestas abordan “importantes escollos en la senda de la descarbonización de la UE”.

La Comisión también propuso normas para reprimir los delitos medioambientales, con penas de prisión más estrictas y tipificando como tales el comercio ilegal de madera y el reciclaje ilegal de buques.