This content is not available in your region

La UE no se pone de acuerdo sobre la etiqueta de inversión verde para la energía nuclear

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La UE no se pone de acuerdo sobre la etiqueta de inversión verde para la energía nuclear
La UE no se pone de acuerdo sobre la etiqueta de inversión verde para la energía nuclear   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Kate Abnett y Philip Blenkinsop

BRUSELAS, 16 dic – Los países de la Unión Europea discreparon antes de la cumbre del jueves sobre si el bloque debe etiquetar la energía nuclear como una inversión respetuosa con el clima, mientras los líderes esperan una decisión al respecto de Bruselas.

La Comisión Europea está estudiando la posibilidad de incluir la energía nuclear y el gas natural en su “taxonomía de financiación sostenible”, un reglamento que restringirá las actividades que pueden etiquetarse como inversiones respetuosas con el clima.

“Estamos en contra de un lavado verde de la energía nuclear… Tenemos aliados, entre ellos Luxemburgo, pero por supuesto también poderosos oponentes que son partidarios de la energía nuclear”, dijo el canciller austriaco Karl Nehammer a su llegada a la cumbre de líderes de la UE.

“Polonia apoya firmemente la posibilidad de financiar inversiones en gas y en energía nuclear”, dijo el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki.

“Otros tienen dudas al respecto y Polonia lo defiende claramente y lo diré con fuerza hoy para que se apruebe en las conclusiones”, dijo Morawiecki.

La Comisión ha dicho que pretende decidir este mes si la energía nuclear y el gas son ecológicos, pero ha tenido problemas para resolver las disputas entre los países del bloque, entre ellos Francia y Alemania, que están divididos respecto a estos combustibles.

Francia, que obtiene cerca del 70% de su electricidad de la energía nuclear, es uno de sus más firmes defensores, y afirma que las bajas emisiones de CO2 del combustible lo hacen vital en la transición a la energía verde. Alemania se encuentra entre los países que se oponen y está eliminando sus propios reactores nucleares.

El gas también está dividido entre los países que dicen que es necesario para ayudarles a abandonar el carbón, más contaminante, y los que dicen que etiquetar un combustible fósil como inversión verde no es creíble.

La Comisión propuso por primera vez sus normas de taxonomía en noviembre de 2020, pero retrasó la decisión sobre el gas tras una intensa presión por parte de los países y la industria, y dijo que necesitaba más tiempo para recabar las opiniones de los expertos sobre el impacto medioambiental de los residuos nucleares.

La taxonomía no prohíbe las inversiones en actividades no etiquetadas como “verdes”. Sin embargo, al limitar la etiqueta verde a las actividades que se consideran realmente respetuosas con el clima, la UE pretende dirigir el dinero hacia proyectos con bajas emisiones de carbono y evitar que las empresas o los inversores hagan afirmaciones medioambientales sin fundamento.