This content is not available in your region

Frontex en el canal de la Mancha: el difícil trabajo de evitar lo inevitable

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Frontex en el canal de la Mancha: el difícil trabajo de evitar lo inevitable
Derechos de autor  Anelise Borges / Euronews

El piloto danés Michael Munkner regresa a la base tras cinco horas y media de vuelo sobre el Canal de la Mancha. Es el comandante del avión de la operación de Frontex 'Costa de Ópalo', encargado de vigilar esta región desde que una balsa se hundiera en el canal con 27 personas a bordo. Todas ellas fallecieron.

"No puedo entrar en detalles sobre lo que hemos visto exactamente", nos cuenta tras salir del aparato, "pero tenemos algunas fotos que podemos mostrarles de los distintos campamentos que estamos observando, especialmente en Calais y Dunkerque.

Al preguntarle sobre si están monitoreando principalmente los campamentos más que los puntos de cruce en sí, Munkner confiesa que se están vigilando los primeros "para ver cuál es el patrón de vida, qué están haciendo, si se están preparando para lanzarse al mar... Y también estamos mirando las playas, por supuesto, para ver si se producen estos lanzamientos".

Frontex ha estado realizando vuelos sobre la zona a petición de Francia, y se supone que la misión durará hasta finales de año.No obstante, y aunque los responsables admiten que se baraja ya renovar dicha misión, algunos tienen serias dudas sobre la eficacia de las medidas empleadas para disuadir a estas personas desesperadas de hacer la peligrosa travesía.

"Creo que lo harán", confiesa Munkner. "Si están lo suficientemente desesperados, lo harán, sin importar lo que ocurra. Sólo espero que podamos estar allí y ayudar a evitar la pérdida de vidas".

Desesperación y desinformación

Elyaas, refugiado afgano, está de acuerdo en que muchos migrantes seguirán buscando formas de cruzar a pesar de las barreras existentes. "Si tuvieran la oportunidad de quedarse en su país de origen, lo harían", explica Elyaas. "Pero si alguien llega a tu país y te lo quita todo, ¿qué haces?".

Elyaas dejó Afganistán hace seis años. Tras ver rechazada su solicitud de asilo en Suecia, también pensó en cruzar el Canal de la Mancha. "Una de las razones por las que la gente cruza y se arriesga de esa manera es por el Convenio de Dublín", confiesa Elyaas. "Piensan que una vez en el Reino Unido no se aplican las normas de ese acuerdo, por el Brexit. Y eso les permite al menos quedarse allí un tiempo y construirse una nueva vida".

El Convenio de Dublín parte de la base de que todos los refugiados gozan del mismo nivel de protección en todos los Estados miembros de la Unión Europea, y que deben solicitar asilo en el país de llegada. El bloque ha reconocido las limitaciones de este programa y ha prometido crear un nuevo sistema de gobernanza de la migración.

El mes pasado, Elyaas fue autorizado a pedir asilo de nuevo, esta vez en Francia. Pero su odisea está aún lejos de acabar. Si las autoridades deniegan su solicitud, nos cuenta, seguirá su eterno viaje, sean cuales sean las dificultades y las consecuencias.