This content is not available in your region

El volcán Cumbre Vieja amanece tranquilo y con ánimo de registrar una quinta jornada de parón

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
El volcán Cumbre Vieja amanece tranquilo y con ánimo de registrar una quinta jornada de parón
Derechos de autor  Saul Santos/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Con una muy leve desgasificación amanecía este sábado el volcán de La Palma. Una de los señales de que la erupción toca a su fin según los vulcanólogos. 

Otros indicios que apuntaban este viernes son: el tremor que se encuentra a nivel de ruido de fondo o la baja sismicidad. Este sábado se registraría la quinta jornada de parón. 

De seguir así otros siete días los científicos augurarían el principio del fin de la erupción. De momento no se descarta un nuevo repunte en la actividad.

Los responsables del Plan de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) señalaron este viernes que se mantienen los indicios de que la erupción volcánica en Cumbre Vieja ha terminado.

Por su parte la portavoz científica del Pevolca, María José Blanco, consideró que esta afirmación es compatible con el plazo para dar por finalizada la erupción que piden los científicos, al que le restan ocho días aún, y ratificó que "ahora mismo no hay actividad volcánica. La erupción está detenida".

Apoyo del chef español José Andrés a los productores de La Palma

Por su parte, el cocinero español José Andrés, a través de la ONG World Central Kitchen (WCK), apoyó una iniciativa, "Mi nombre en La Palma", para ayudar a los productores afectados por el volcán de la isla que facilita la compra de sus alimentos y así ayudar a su recuperación.

Afincado en Estados Unidos, premio Princesa de Asturias a la Concordia por su trabajo de alimentación en zonas en crisis, el chef prefirió favorecer la venta de productos palmeros que funcionen como ayuda directa en vez de donaciones económicas, para generar negocio para las empresas de la isla canaria de La Palma que vieron parado su trabajo por la erupción volcánica.

José Andrés explicó en un vídeo que "invertir en productos de La Palma es invertir en La Palma, es invertir en su gente" y que "los productores de esta isla se han unido para demostrar que van a seguir esforzándose en dar lo mejor de ellos".

Tanto él como voluntarios de WCK se trasladaron en septiembre a la isla, pocos días después del comienzo de la actividad volcánica, para ofrecer comidas diarias a damnificados y trabajadores de distintos ámbitos en torno al Cumbre Vieja; desde entonces se están sirviendo más de 1.400 platos diarios en más de 25 puntos diferentes repartidos por la isla.