This content is not available in your region

Un recorrido por los últimos años de la URSS

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Un recorrido por los últimos años de la URSS
Derechos de autor  Alexander Zemlianichenko/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

La perestroika, lanzada por Mijaíl Gorbachov en 1985, un programa de reformas destinado a abrir la economía dentro del régimen comunista, revitalizó visiblemente la superpotencia en declive que era la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Sin embargo, la economía, atenazada por décadas de carrera armamentística y mala gestión, mostraba ya signos drásticos de desgaste.

Además, la unidad de las 15 repúblicas soviéticas, tan alabada por la propaganda comunista, se estaba desintegrando rápidamente, si es que alguna vez existió.

La región del Cáucaso se rebeló contra Moscú, los países bálticos le siguieron y Lituania declaró su independencia.

Pero esto suponía una amenaza demasiado grande para la URSS. En enero de 1991, Moscú intervino y disparó contra los manifestantes el Lituania. El intento de domar la insurrección fracasó y el país se convirtió en la primera república en separarse oficialmente de la URSS y restablecer su independencia en el Acta del 11 de marzo de 1990.

Pero el golpe de gracia para la URSS fue el intento de golpe de estado de agosto en 1991, cuando los tanques irrumpieron en Moscú y la televisión pública interrumpió la emisión del ballet del Lago de los Cisnes en el teatro Bolshoi para emitir un comunicado en el que se declaraba que Gorbachov no podría seguir gobernando por motivos de salud, y que en su lugar lo haría el Comité Estatal del Estado de Emergencia para evitar "el caos y la anarquía" en el país.

Tras la prohibición de las reuniones y cierre de periódicos, el golpe apenas duró apenas dos días, se considera que allanó el terreno para los acontecimientos que siguieron.

Boris Yeltsin sucede a Gorbachov

Boris Yeltsin, Presidente de la Federación Rusa dentro de la URSS, salió victorioso en las elecciones de junio de 1991, y Gorbachov, de regreso de Foros, donde se vio obligado a permanecer, parecía más débil que nunca.

El fracaso del Golpe de Estado hizo que el gobierno de Moscú perdiera la mayor parte de su influencia y que muchas repúblicas proclamaran su independencia en los días y meses siguientes. La secesión de los Estados bálticos fue reconocida en septiembre de 1991.

Los Acuerdos de Belovezha fueron firmados arbitrariamente el 8 de diciembre por el presidente Boris Yeltsin de la Federación Rusa dentro de la URSS, el presidente Kravchuk de Ucrania y el presidente Shushkevich de Bielorrusia, reconociendo la independencia de cada uno y creando la Comunidad de Estados Independientes (CEI) en lugar de la Unión Soviética.

Kazajstán fue la última nación en abandonar la Unión, proclamando su independencia el 16 de diciembre. Todas las repúblicas, a excepción de Georgia y los países bálticos, se unieron a la CEI el 21 de diciembre, firmando el Protocolo de Alma-Ata. 

El 25 de diciembre, Gorbachov dimitió y entregó sus poderes presidenciales -incluido el control de los códigos de lanzamiento nuclear- a Boris Yeltsin, que fue presidente de la Federación Rusa hasta 1999

Al día siguiente, la Declaración 142-Н de la cámara superior del Soviet Supremo, el Soviet de las Repúblicas, reconoció la independencia de las antiguas repúblicas soviéticas, disolviendo formalmente la Unión.