euronews_icons_loading
La Unidad de Obras Públicas de La Palma despejando la lava de las carreteras de la isla bajo el control de la Unidad Militar de Emergencias

Tras el fin de la erupción, comienza la tarea de reconstrucción en la isla española de La Palma, en Canarias.

Se ha desplegado maquinaria pesada para limpiar la lava acumulada en las carreteras tras el final de la erupción del volcán Cumbre Vieja después de tres meses de actividad y que causó estragos en toda la isla.

La operación para despejar las carreteras fue dirigida por la unidad de obras públicas de La Palma mientras la Unidad Militar de Emergencias controlaba la temperatura de la lava antes de que los equipos empezaran a trabajar para retirarla y verificaban también el nivel de gases tóxicos.

La erupción se declaró oficialmente terminada el 25 de diciembre, tras 10 días de actividad volcánica de bajo nivel.

Los flujos de lava quemaron más de 1.200 hectáreas y afectaron a más de 3.000 edificios, obligando a miles de residentes a evacuar desde que comenzara la erupción el 19 de septiembre.

El Gobierno español ha asignado unos 400 millones de euros para la reconstrucción de la isla, de los cuales ya se han entregado 138 millones.