This content is not available in your region

La UE baraja un embargo de armas y más sanciones a Myanmar ante la escalada de violencia

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La UE baraja un embargo de armas y más sanciones a Myanmar ante la escalada de violencia
La UE baraja un embargo de armas y más sanciones a Myanmar ante la escalada de violencia   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

30 dic – La Unión Europea está dispuesta a imponer nuevas sanciones a Myanmar tras una nueva escalada de violencia por parte del ejército del país y también estando insta a que se imponga un embargo internacional de armas al país, según declaró el jueves su principal diplomático.

Más de 30 personas, entre ellas mujeres y niños, fueron asesinadas e incineradas por el ejército de Myanmar la semana pasada en una aldea del estado de Kayah, devastado por el conflicto, según informaron las agencias humanitarias.

El ejército de Myanmar dijo que había disparado y matado a un número no especificado de “terroristas con armas” de las fuerzas armadas de la oposición en la aldea después de que no se detuvieran para un control militar.

“En vista de la escalada de violencia en Myanmar, se requiere una mayor acción preventiva internacional, incluyendo un embargo de armas”, dijo el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en un comunicado.

“La UE también está dispuesta a imponer más sanciones contra el régimen militar”, añadió.

Desde el golpe militar de febrero, la UE ha impuesto sanciones selectivas al ejército de Myanmar, sus dirigentes y entidades. La ayuda financiera de la UE al gobierno se detuvo y se congeló la ayuda que pudiera considerarse como una legitimación del gobierno militar.

“El espantoso acto de violencia perpetrado por el régimen militar en el estado de Kayah el 24 de diciembre, en el que murieron y fueron quemadas más de 35 personas, entre ellas mujeres y niños, así como trabajadores humanitarios, pone de manifiesto la urgente necesidad de que los responsables rindan cuentas”, declaró Borrell.

El grupo de ayuda Save the Children dijo que dos de sus empleados murieron en el ataque de Kayah la semana pasada.