This content is not available in your region

Instan a la ONU a abrir una investigación sobre los asesinatos en Irán en 1988 y el papel de Raisi

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Instan a la ONU a abrir una investigación sobre los asesinatos en Irán en 1988 y el papel de Raisi
Instan a la ONU a abrir una investigación sobre los asesinatos en Irán en 1988 y el papel de Raisi   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Stephanie Nebehay

GINEBRA, 27 ene – Varios antiguos jueces e investigadores de la ONU han pedido a la jefa de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, que investigue la “masacre” de presos políticos en Irán en 1988, así como el supuesto papel de su actual presidente, Ebrahim Raisi, en aquella época.

La carta abierta publicada el jueves, a la que tuvo acceso Reuters, está firmada por unas 460 personas, entre ellas el expresidente de la Corte Penal Internacional (CPI), Sang-Hyun Song, y Stephen Rapp, exembajador de Estados Unidos para la justicia penal mundial.

Raisi, que asumió el cargo en agosto, está sujeto a sanciones estadounidenses por un pasado que incluye, según Estados Unidos y activistas, la participación como uno de los cuatro jueces que orquestaron los asesinatos de 1988. Su oficina en Teherán no hizo comentarios el jueves.

Irán nunca ha reconocido que se produjeran ejecuciones masivas bajo el mandato del ayatolá Ruholá Jomeini, el líder revolucionario que murió en 1989.

Amnistía Internacional ha cifrado el número de personas ejecutadas en unos 5.000, afirmando en un informe de 2018 que “la cifra real podría ser mayor”.

“Los autores siguen gozando de impunidad. Entre ellos se encuentran el actual presidente iraní, Ebrahim Raisi, y el jefe del poder judicial, Gholam-Hossein Mohseni Ejei”, dice la carta abierta. Ejei sucedió a Raisi al frente del poder judicial iraní.

Raisi, al ser preguntado por las acusaciones de los activistas de que estaba implicado en los asesinatos, dijo en una conferencia de prensa en junio de 2021: “Si un juez, un fiscal, ha defendido la seguridad del pueblo, debe ser alabado”. Y añadió: “Estoy orgulloso de haber defendido los derechos humanos en todos los puestos que he ocupado hasta ahora”.

La carta, organizada por el grupo Justicia para las Víctimas de la Masacre de 1988 en Irán, que tiene su sede en Reino Unido, se envió también al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, cuyos 47 Estados miembros inician una sesión de cinco semanas el 28 de febrero.

Otros firmantes son los anteriores investigadores de la ONU sobre tortura y los exministros de Asuntos Exteriores de Australia, Bélgica, Canadá, Italia, Kosovo y Polonia.

Javaid Rehman, el investigador de la ONU sobre derechos humanos en Irán que debe presentar un informe en la sesión, pidió en una entrevista con Reuters el pasado mes de junio una investigación independiente sobre las acusaciones de ejecuciones ordenadas por el Estado en 1988 y el papel desempeñado por Raisi como fiscal adjunto de Teherán.