This content is not available in your region

Putin y Xi debatirán la seguridad europea en plena crisis por Ucrania - Kremlin

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Putin y Xi debatirán la seguridad europea en plena crisis por Ucrania - Kremlin
Putin y Xi debatirán la seguridad europea en plena crisis por Ucrania - Kremlin   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

MOSCÚ, 28 ene – Los presidentes ruso y chino, Vladimir Putin y Xi Jinping, pasarán “mucho tiempo” discutiendo la seguridad en Europa y el conjunto de demandas que Moscú ha hecho a Occidente cuando se reúnan para conversar la próxima semana, dijo el Kremlin el viernes.

Putin viajará a China para asistir el 4 de febrero a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín, con un tenso enfrentamiento con Occidente a causa de Ucrania como telón de fondo.

Las conversaciones serán seguidas de cerca en Washington y en otros lugares en busca de pistas sobre la dirección de la relación entre Rusia y China, que se ha estrechado conforme los lazos de ambos países con Occidente se han deteriorado.

Moscú ha incrementado sus efectivos militares cerca de Ucrania en un alarde de fuerza, al tiempo que reitera sus exigencias de que Estados Unidos y sus aliados le concedan garantías de seguridad.

“Creo que esta vez, por supuesto, se dedicará mucho tiempo a un intercambio de opiniones sobre cuestiones internacionales, entre ellas la estabilidad estratégica en Europa, las garantías de seguridad para Rusia, la seguridad en Europa y el diálogo de Rusia con Estados Unidos y la OTAN, y los problemas regionales”, declaró a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

Putin se dispone a llenar el vacío dejado por los dignatarios extranjeros después de que algunos países occidentales anunciaran que no enviarían representantes de Estado a los Juegos debido al historial de derechos humanos de China. Putin ha dicho que se opone a los boicots diplomáticos.

Rusia ha cultivado unas relaciones más estrechas con China desde 2014, año en que la anexión de Crimea a Ucrania agrió las relaciones con Occidente.