This content is not available in your region

Mientras Rusia bombardea Ucrania, Biden advierte a Putin de que no sabe "lo que se le viene encima"

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
As Ukraine conflict rages, Biden seeks to unite Americans in annual speech
As Ukraine conflict rages, Biden seeks to unite Americans in annual speech   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

WASHINGTON/KIEV, 2 mar -El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, advirtió a Vladimir Putin de que el líder ruso “no tiene ni idea de lo que se le viene encima”, mientras los países occidentales estrechaban el cerco económico a Rusia, cuyas fuerzas invasoras bombardearon ciudades ucranianas y parecían dispuestas a avanzar sobre Kiev.

Cientos de miles de ucranianos han huido de los combates desde que Putin ordenó una invasión a gran escala hace casi una semana, con un convoy militar ruso de varios kilómetros al norte de Kiev preparado para avanzar sobre la capital.

Sin embargo, Rusia no ha logrado capturar ninguna ciudad ucraniana importante y los analistas occidentales dicen que Moscú parece haber recurrido a tácticas que exigen un bombardeo devastador de las zonas edificadas antes de entrar en ellas.

“Aunque puede obtener beneficios en el campo de batalla, a largo plazo pagará un precio muy alto”, dijo Biden en su discurso sobre el estado de la Unión. Apartándose del texto preparado, Biden añadió: “No tiene ni idea de lo que se le viene encima”. No dio más detalles. 

Los parlamentarios estadounidenses se pusieron en pie, aplaudieron y rugieron, muchos de ellos ondeando banderas ucranianas y vistiendo los colores azul y amarillo del país, mientras Biden pronunciaba su discurso ante la cámara de la Cámara de Representantes. 

Un alto cargo de defensa estadounidense dijo el martes que el avance de la fuerza invasora sobre Kiev se ha estancado debido a problemas logísticos, como la escasez de alimentos y combustible, y que algunas unidades parecían tener la moral baja.

El alto cargo, que habló bajo condición de anonimato, dijo a los periodistas que no estaba claro si el convoy en sí se había estancado, pero que no estaba avanzando mucho.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, pidió a Rusia que dejara de bombardear a la población civil y reanudara las conversaciones.

“Es necesario que al menos dejen de bombardear a la gente, que detengan los bombardeos y que se sienten a la mesa de negociaciones”, declaró a Reuters y a la CNN en una entrevista conjunta en un recinto gubernamental fuertemente custodiado en Kiev.

La Asamblea General de las Naciones Unidas tiene previsto reprender a Rusia el miércoles por invadir Ucrania y exigir a Moscú que abandone los combates y retire sus fuerzas militares, una medida con la que pretende aislar diplomáticamente a Rusia en el organismo mundial.

Hasta el martes por la noche, casi la mitad de los 193 miembros de la Asamblea General habían firmado como copatrocinadores de un proyecto de resolución que se someterá a votación el miércoles, según los diplomáticos. El texto “deplora” la “agresión de Rusia contra Ucrania”. 

Putin ordenó la “operación militar especial” el pasado jueves en un intento de desarmar a Ucrania, capturar a los “neonazis” que, según él, dirigen el país y aplastar sus esperanzas de estrechar lazos con Occidente.

VÍCTIMASCIVILES

El asalto de Rusia incluyó ataques a Kiev, aunque el bombardeo más intenso hasta el momento parecía producirse en torno a la segunda ciudad ucraniana, Járkov, cerca de la frontera con Rusia.

Decenas de residentes, incluidos niños, murieron el lunes cuando un bombardero estratégico ruso disparó 16 misiles guiados hacia una zona residencial, según el Ministerio de Defensa ucraniano.

Al oeste de Kiev, en la ciudad de Zhitómir, cuatro personas, entre ellas un niño, murieron el martes a causa de un misil de crucero ruso, según un portavoz ucraniano. 

En la ciudad ucraniana de Donetsk, de mayoría rusa, en territorio controlado por los separatistas respaldados por Rusia, las autoridades dijeron que tres civiles habían muerto por bombardeos ucranianos.

Reuters no pudo confirmar ninguna de las informaciones sobre víctimas. Naciones Unidas dice que al menos 136 civiles han muerto en la invasión, pero que el número real es probablemente mucho mayor. 

La fuerza aérea ucraniana, superada ampliamente por el ejército ruso en cuanto a número y arsenal, sigue volando y sus defensas aéreas se consideran todavía viables, un hecho que desconcierta a los expertos militares. 

“El espacio aéreo se disputa activamente todos los días”, dijo un alto cargo de defensa de Estados Unidos, hablando bajo condición de anonimato. 

CONGELAR E INCAUTAR

Biden anunció un nuevo aumento de las sanciones a Moscú, uniéndose a la Unión Europea y Canadá en la prohibición de los aviones rusos en el espacio aéreo de Estados Unidos. También dijo que el Departamento de Justicia trataría de confiscar los yates, apartamentos de lujo y aviones privados de los rusos ricos vinculados a Putin.

Tras una llamada con representantes del Grupo de los Siete, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo que Estados Unidos había acordado con sus socios del G7 convocar un grupo de trabajo “para congelar e incautar los activos de las principales élites rusas”.

Ucrania, un país democrático de tendencia pro occidental con 44 millones de habitantes que no es miembro de la OTAN, ha pedido a la alianza militar liderada por Estados Unidos que ponga en marcha una zona de exclusión aérea sobre Ucrania, una petición rechazada por Washington, que teme avivar un conflicto directo entre las dos mayores potencias nucleares del mundo.

En cambio, Washington y sus aliados han enviado armas a Kiev.

Varias docenas de japoneses han respondido a una convocatoria ucraniana de voluntarios extranjeros para luchar contra la invasión rusa, según informaron los medios de comunicación el miércoles.

Además de aislar a Rusia diplomáticamente, la principal estrategia de Occidente es aislar la economía rusa del sistema financiero mundial, empujando a las empresas internacionales a suspender sus ventas, cortar sus relaciones y deshacerse de inversiones por valor de decenas de miles de millones de dólares.

Exxon Mobil se unió a otras grandes empresas energéticas occidentales, como las británicas BP PLC y Shell, al anunciar que abandonaría Rusia —que tiene abundantes yacimientos petrolíferos—, a causa de la invasión. 

Apple Inc detuvo la venta de iPhones y otros productos en Rusia, y estaba haciendo cambios en su aplicación Maps para proteger a los civiles en Ucrania. Google, del grupo Alphabet Inc, retiró a los medios estatales rusos de sus noticias, y Ford Motor suspendió sus operaciones en el país.

El fabricante de aviones estadounidense Boeing dijo que suspendía el envío de piezas, el mantenimiento y el apoyo técnico a las aerolíneas rusas. 

El martes, Rusia impuso restricciones temporales a los extranjeros que quieran salir de los activos rusos, lo que significa que miles de millones de dólares en valores en manos de extranjeros corren el riesgo de quedar atrapados.