This content is not available in your region

Los enviados de Occidente y sus aliados ante la ONU dan la espalda al jefe de Exteriores ruso

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Los enviados de Occidente y sus aliados ante la ONU dan la espalda al jefe de Exteriores ruso
Los enviados de Occidente y sus aliados ante la ONU dan la espalda al jefe de Exteriores ruso   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Stephanie Nebehay

GINEBRA, 1 mar – Más de 100 diplomáticos de unos 40 países de Occidente y países aliados, incluido Japón, abandonaron el martes el principal foro de derechos humanos de las Naciones Unidas durante el discurso del ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en protesta por la invasión rusa de Ucrania.

El boicot de los enviados de la Unión Europea, Estados Unidos y Reino Unido, entre otros, dejó sólo a unos pocos diplomáticos en la sala, incluido el embajador de Rusia ante la ONU en Ginebra, Gennady Gatilov, antiguo adjunto de Lavrov. Los enviados de Siria, China y Venezuela estaban entre las delegaciones que se quedaron.

Lavrov se dirigía al Consejo de Derechos Humanos de la ONU a distancia, después de cancelar su visita presencial debido a lo que la misión rusa dijo el lunes que varios Estados de la UE bloquean su ruta de vuelo.

La neutral Suiza también impuso el lunes sanciones financieras a Lavrov, sumándose ala repulsa internacional frente a una invasión que Rusia describe como una “operación militar especial” destinada a desalojar a los “neonazis” que gobiernan Ucrania.

En su discurso, Lavrov acusó a la UE de participar en un “frenesí rusófobo” al suministrar armas letales a Ucrania durante la campaña militar de Moscú que comenzó el pasado jueves.

El martes, una columna de blindados rusos se dirigía a la capital ucraniana, Kiev, y las fuerzas de invasión rusas lanzaron andanadas de misiles contra el centro de Járkov, la segunda ciudad del país, en el sexto día de asalto ruso a su vecino.

MUESTRA DE APOYO

Entre los diplomáticos que se retiraron, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Mélanie Joly, y el ministro de Asuntos Exteriores de Dinamarca, Jeppe Kofod, se unieron a la embajadora de Ucrania, Yevheniia Filipenko, tras una gran bandera ucraniana azul y amarilla.

“Es una notable muestra de apoyo a los ucranianos que luchan por su independencia”, dijo Filipenko a los periodistas.

Filipenko dijo que se ha producido una “destrucción masiva de la infraestructura civil” en Járkov, y añadió: “Las salas de maternidad están siendo atacadas, los edificios residenciales civiles están siendo bombardeados”.

Rusia niega haber atacado ubicaciones civiles.

La ministra canadiense Joly dijo: “El ministro Lavrov estaba dando su versión, que es falsa, sobre lo que está ocurriendo en Ucrania, y por eso queríamos mostrar una postura muy firme juntos”.

Canadá presentará el martes una petición a la Corte Penal Internacional (CPI ) por lo que, según Joly, son “crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra” de Rusia. [L8N2V44MO]

La ministra canadiense se refirió al tribunal con sede en La Haya, donde la oficina del fiscal de la CPI dijo el lunes que buscará la aprobación del tribunal para abrir una investigación sobre presuntos crímenes de guerra en Ucrania.

La enviada de Estados Unidos al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Michele Taylor, dijo en un comunicado: “Esta guerra de agresión rusa tendrá profundas implicaciones para los derechos humanos en Ucrania y Rusia, y los líderes rusos tendrán que rendir cuentas”.