This content is not available in your region

Taiwán cree que China está muy ocupada en su política doméstica como para aumentar tensiones

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Taiwán cree que China está muy ocupada en su política doméstica como para aumentar tensiones
Taiwán cree que China está muy ocupada en su política doméstica como para aumentar tensiones   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

TAIPÉI, 9 mar – China está demasiado ocupada en garantizar la estabilidad de cara a un congreso clave del Partido Comunista a finales de año, en el que el presidente Xi Jinping probablemente obtendrá un tercer mandato, como para escalar repentinamente las tensiones con Taiwán, dijo el miércoles el Gobierno de Taipéi.

Taiwán, reclamado por China como territorio propio, ha elevado su nivel de alerta desde que Rusia invadió Ucrania, receloso de que Pekín haga un movimiento en la isla al mismo tiempo, aunque no ha informado de ningún movimiento militar chino inusual.

En un informe al Parlamento sobre las implicaciones de la guerra para la seguridad, el Consejo de Asuntos Continentales de Taiwán, encargado de la política china, dijo que Pekín seguirá “aumentando sus acciones unilaterales” contra la isla.

“Pero la prioridad actual es garantizar la estabilidad del entorno interno y externo antes del 20º Congreso del Partido, para allanar el camino a la reelección de Xi, y no escalar súbitamente las tensiones a corto plazo”, señaló.

Es probable que el congreso se celebre hacia finales de año, donde se espera que Xi sea confirmado para un tercer mandato como líder de China, un acontecimiento sin precedentes en los tiempos modernos.

En los últimos dos años, China ha aumentado su actividad militar en torno a Taiwán, sobre todo enviando aviones de combate a su zona de identificación de defensa aérea.

Taiwán califica estas incursiones como guerra de “zona gris”, concebida para poner a prueba los tiempos de respuesta de sus pilotos y agotarlos al tener que codificar constantemente.

El Consejo de Asuntos Continentales dijo que el hecho de que China no condenara la invasión, que Rusia califica de “operación especial”, ni impusiera ninguna sanción al país contravenía la Carta de las Naciones Unidas y las normas de las relaciones internacionales.

“También se convertirá en un riesgo para la seguridad del Estrecho de Taiwán”, añadió.

China nunca ha renunciado al uso de la fuerza para someter a Taiwán a su control, y el enfrentamiento entre ambos sigue siendo un punto de inflamación militar potencialmente peligroso. China no reconoce ninguna reclamación de soberanía por parte de Taiwán.

En un discurso pronunciado en Pekín el miércoles, el cuarto dirigente del Partido Comunista, Wang Yang, afirmó que habían aumentado las “incertidumbres e inestabilidades” sobre el estrecho de Taiwán.

“Pero los tiempos, el impulso y la rectitud están siempre de nuestro lado”, dijo Wang, que dirige el máximo órgano de asesoramiento político de China.

“Tenemos la fuerza general y la confianza segura para hacer frente a diversas situaciones complejas”.