This content is not available in your region

El Kremlin califica de "gamberrada" una protesta contra la guerra en la televisión estatal

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
El Kremlin califica de "gamberrada" una protesta contra la guerra en la televisión estatal
El Kremlin califica de "gamberrada" una protesta contra la guerra en la televisión estatal   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

LONDRES, 15 mar – El Kremlin calificó el martes de “gamberrada” el extraordinario acto de disidencia de una mujer que interrumpió un informativo en directo de la televisión estatal rusa para denunciar la guerra en Ucrania.

La manifestante levantó una pancarta detrás de un presentador del estudio que leía las noticias en el Piervy Kanal (Canal Uno o Primer Canal) el lunes por la noche y gritó consignas de condena a la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero.

“El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha declarado que el canal estatal es un pilar de la información objetiva y oportuna”.

“El canal y los que deben llegar al fondo de esto”, dijo a los periodistas.

Responsables de Moscú describen la ofensiva rusa en Ucrania como una operación militar especial para desarmar el país y evitar un “genocidio” contra los rusoparlantes, una justificación que Ucrania y Occidente rechazan como un pretexto falso e ilegal para una invasión de un país democrático.

Casi 15.000 personas han sido detenidas en toda Rusia durante las protestas contra la guerra desde el 24 de febrero, según un recuento realizado por OVD-Info, un grupo independiente de vigilancia de las protestas.

La manifestante que apareció en la televisión estatal fue identificada como Marina Ovsyannikova, empleada de Piervy Kanal, según OVD-Info y el director del grupo de derechos humanos Agora.

Investigadores estatales estaban estudiando el martes si podía ser castigada en virtud de una nueva ley que conlleva penas de cárcel de hasta 15 años, según dijo una fuente de las fuerzas del orden a la agencia de noticias rusa TASS.

La legislación, aprobada ocho días después de la invasión de Ucrania, declara ilegales las acciones públicas destinadas a desacreditar al ejército ruso y prohíbe la difusión de noticias falsas o la “difusión pública de información deliberadamente falsa” sobre el uso de las fuerzas armadas rusas.