This content is not available in your region

EEUU apoya ahora la revisión del presupuesto de la OMS, mientras América Latina se opone -fuentes

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
EEUU apoya ahora la revisión del presupuesto de la OMS, mientras América Latina se opone -fuentes
EEUU apoya ahora la revisión del presupuesto de la OMS, mientras América Latina se opone -fuentes   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Emma Farge y Francesco Guarascio

GINEBRA/BRUSELAS, 16 mar – Las negociaciones para aumentar el presupuesto de la Organización Mundial de la Salud con el fin de ayudarla a prepararse para futuras pandemias avanzaron de forma desigual la semana pasada, ya que Washington retiró sus críticas pero otros donantes se opusieron, según dijeron a Reuters fuentes implicadas en las conversaciones.

La revisión de la financiación se considera fundamental para reajustar el organismo de la ONU, de 74 años de antigüedad, con el fin de que pueda hacer frente a futuros retos sanitarios, y es una de las principales prioridades del director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que aspira a un segundo mandato.

En las conversaciones a puerta cerrada mantenidas por los donantes los días 10 y 11 de marzo, el principal donante, Estados Unidos, se mostró dispuesto a aumentar las contribuciones obligatorias a partir de 2024 si se cumplen ciertos criterios, que incluyen una mayor transparencia presupuestaria, dijeron tres fuentes a Reuters.

Esto representa un cambio decisivo con respecto a su posición anterior, en la que había planteado dudas sobre un plan según el cual las cuotas obligatorias aumentarían hasta representar la mitad del presupuesto básico de 2.000 millones de dólares del organismo para el bienio 2028-2029, frente a menos del 20% actual.

“(Washington) dijo que estaba dispuesto a considerar un aumento. Eso fue muy positivo”, dijo una de las tres fuentes que participaron en las conversaciones.

Las fuentes declinaron ser nombradas ya que no están autorizadas a hablar con los medios de comunicación debido a la confidencialidad de las conversaciones.

Japón, otro país que se opuso en el pasado, también ha relajado su postura, según dijo una de las fuentes.

Sin embargo, grandes países latinoamericanos expresaron sus reservas, entre ellos Brasil, México y Colombia, alegando que las subidas serían demasiado costosas, según dijeron las mismas fuentes a Reuters.

Un portavoz del Ministerio de Sanidad de Colombia confirmó que su delegación se había opuesto al aumento.

Las autoridades de Brasil y México no estaban disponibles para hacer comentarios. Aunque en conjunto representan menos del 5% de las contribuciones en cuotas obligatorias, podrían bloquear la reforma, que debe ser aprobada por todos los miembros de la OMS.

La OMS declinó hacer comentarios sobre las reuniones a puerta cerrada entre los Estados miembros. Japón se negó a hacer comentarios mientras las discusiones están en curso, y la Casa Blanca se negó a comentar.

¿UNAREFORMAMENOSAMBICIOSA?

Los defensores de las reformas presupuestarias dicen que el sistema actual es inviable porque depende en gran medida de donaciones voluntarias y poco flexibles que no pueden reasignarse a otros programas, ni siquiera en una emergencia como la pandemia de COVID-19.

Estas donaciones son uno de los elementos de una serie de iniciativas de reforma destinadas a dotar al organismo de los medios necesarios para luchar contra futuros agentes patógenos.

Estados Unidos ha sido históricamente el mayor donante de la OMS, pero había sido desbancado gradualmente por Alemania en los últimos dos años debido a los recortes de las contribuciones voluntarias bajo el mandato del expresidente Donald Trump, que acusó al organismo de estar demasiado cerca de China.

Washington sigue siendo, sin embargo, el principal donante en cuanto a las cuotas, o sea, a las contribuciones de los miembros, con 115 millones de dólares al año, el 22% del total.

El Gobierno de Biden hizo que Washington volviera a formar parte del organismo y prometió una mayor financiación, pero su apoyo a un fondo para la pandemia auspiciado por el Banco Mundial ha suscitado dudas.

Las tres fuentes dijeron que Washington aún no se había comprometido a un aumento de financiación exacto.

Según la propuesta original de un incremento del 50%, las cuotas obligatorias de Estados Unidos para el organismo ascenderían a unos 240 millones de dólares al año para 2029.

Una de las fuentes dijo que la revisión de la financiación podría reducirse a alrededor del 30%-40%, con subidas graduales extendidas hasta 2031 para convencer a los países indecisos. Se espera que las próximas conversaciones sobre financiación se celebren el mes que viene y que los donantes fijen sus recomendaciones para el órgano decisorio de la OMS en mayo.