This content is not available in your region

Los refugiados de Ucrania ansían la paz, pero se espera que aumente su número

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Los refugiados de Ucrania ansían la paz, pero se espera que aumente su número
Los refugiados de Ucrania ansían la paz, pero se espera que aumente su número   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Anna Koper y Krisztina Than

PRZEMYSL, POLONIA/BUDAPEST, 17 mar – Miles de refugiados cruzaron el jueves hacia el este de la Unión Europa procedentes de Ucrania, muchos de ellos con la esperanza de que las conversaciones de paz entre Moscú y Kiev puedan poner fin a la guerra pronto, aunque se espera que más personas huyan del país en los próximos días.

Mientras el conflicto en Ucrania entra en su cuarta semana, unos 3,2 millones de personas han huido al extranjero, según datos de las Naciones Unidas del jueves, en lo que se ha convertido en la crisis de refugiados de más rápido crecimiento en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. 

Si bien el número de personas que llegan a los países fronterizos con Ucrania Polonia, Eslovaquia, Hungría, Rumanía y Moldavia se ha ralentizado en los últimos días, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, dijo que espera una “oleada mayor” la próxima semana. 

“La guerra no está remitiendo, sino que se está extendiendo, y a medida que se extiende, existe el riesgo de que la próxima semana llegue más gente a Hungría, lo que supondrá un enorme desafío”, dijo Orbán en un vídeo publicado en su página de Facebook a última hora del miércoles.

“No sólo huyen de zonas amenazadas por la guerra, sino también de las propias zonas en guerra”.

Una de esas personas era Alla Klochko, de Mirnohrod, en Donetsk, la región del este de Ucrania en el centro de los combates después de que grupos separatistas la declararan república independiente, pese a ser reclamada por Kiev.

La joven de 31 años espera poder quedarse cerca de Varsovia, encontrar trabajo y matricular en una escuela polaca a su hija Alisa, de ocho años, a la que le encanta tocar el piano.

“Espero que, si nuestra delegación llega a un acuerdo y al final hay paz, espero que Ucrania no pierda nuestra parte del territorio, nuestro Donetsk, porque la región de Donetsk es ucraniana”, dijo.

“Somos una parte de Ucrania, siempre lo hemos sido y esperamos que siga siendo así”, dijo desde la estación de tren de Przemysl, un centro de tránsito cercano a la frontera ucraniana. “Hablamos ruso, pero somos ucranianos”.

HACIA EL OESTE

La Unión Europea ofrece protección colectiva a los ciudadanos ucranianos y muchos ya se han desplazado hacia el oeste. La protección colectiva de los refugiados es una medida que elimina la necesidad de presentar solicitudes de asilo individuales.

En Alemania, cerca de 190.000 personas se han registrado ante las autoridades hasta ahora. En España son 4.500, y en Noruega, que sin estar en la UE también concede protección colectiva, son 2.000.

“Los voluntarios dicen que no saben si tendremos un tren a Berlín hoy”, dijo Nastia Chemerys, originaria de Kiev, desde la estación de Varsovia, donde una serie de problemas técnicos en la red ferroviaria polaca estaban causando retrasos.

“Hace cinco o seis días que salí de Kiev. (…) Es muy peligroso. Cuando salí de Kiev, después de dos días, cerca de mi casa, dispararon (contra) otra casa”.

En un contexto de incesantes combates, tanto Ucrania como Rusia han hablado de avances en sus conversaciones bilaterales

Representantes ucranianos han dicho que creen que Rusia se está quedando sin soldados para seguir luchando y que pronto podría llegar a asumir su fracaso para derrocar al Gobierno ucraniano. Moscú ha dicho que está cerca de acordar una fórmula que mantenga la neutralidad de Ucrania, una de sus exigencias desde hace tiempo.

“Espero que esto termine pronto. Todo el mundo dice que tiene que hacerlo (…). No sé”, dijo Ekaterina Herman, de 27 años, que llegó a Polonia a última hora del miércoles con su hijo de dos años.

“Planeo volver a Ucrania”.

Mientras tanto los refugiados de toda la región intentan establecer un poco de normalidad.

En un supermercado convertido en refugio en Rzeszow, al sureste de Polonia, los voluntarios y los niños jugaban al tira y afloja, se hacían tatuajes y dibujos, mientras sonaba la banda sonora de la película Beverly Hills Cop a todo volumen en los altavoces.

En Rumanía, en el paso fronterizo de Siret con Ucrania, siguieron llegando mujeres con bebés, niños pequeños y también de mayor edad, mientras los bomberos y voluntarios rumanos les daban la bienvenida y llevaban su equipaje a los autobuses para transportarlos.

Naciones Unidas basa sus planes de ayuda en cuatro millones de refugiados, pero han dicho que la cifra probablemente aumentará. La Unión Europea espera que lleguen cinco millones.

Desde el inicio de la invasión, el 24 de febrero, 282.000 personas han huido a Hungría, 270.000 a la República Checa y 491.000 a Rumanía, siendo Polonia el país con más refugiados, 1,97 millones, según datos de los Estados y la ONU.