This content is not available in your region

Polémica en Alemania en torno al complejo turístico relacionado con un oligarca ruso

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
German resort's rift over Russian oligarch resonates across country
German resort's rift over Russian oligarch resonates across country   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Tom Sims

FRÁNCFORT, 21 mar – Un político alemán que organizó una protesta contra un residente ruso de su ciudad turística, ahora sancionado, ha atraído seguidores, pero también correos electrónicos airados y una llamada telefónica amenazante.

Esto refleja la ambivalencia de Alemania a la hora de convertirse en un santuario para la riqueza en una cultura que aprecia la privacidad pero que, según los críticos, ha permitido a los megarricos acumular activos en secreto.

Mientras Reino Unido, Francia, Italia y España han confiscado yates y otras propiedades desde la invasión rusa de Ucrania y la posterior imposición de sanciones a rusos influyentes, Alemania parece haberse quedado de brazos cruzados.

“Durante años, Alemania ha sido un imán para el dinero sucio de todo el mundo. Durante demasiado tiempo, no hemos mirado con suficiente atención, y ahora estamos sufriendo las consecuencias”, dijo Lisa Paus, diputada del Parlamento alemán.

Un grupo de trabajo del Gobierno para hacer cumplir las sanciones acaba de ponerse en marcha.

La incómoda relación de Alemania con los oligarcas ha puesto en evidencia a la comunidad bávara de los alrededores de Tegernsee, donde los habitantes y las autoridades afirman que al menos tres casas pertenecen al empresario de origen uzbeko Alisher Usmanov.

Usmanov, que tiene intereses en la minería y las telecomunicaciones y un patrimonio neto que Reino Unido estima en más de 18.000 millones de dólares, fue descrito por la Unión Europea como un “oligarca favorable al Kremlin con vínculos especialmente estrechos con el presidente ruso Vladimir Putin” cuando le impuso sanciones.

Su holding USM, cuyo sitio web describe a Usmanov como empresario, inversor y “uno de los filántropos más generosos del mundo”, no respondió a las solicitudes de comentarios. Otras dos empresas de su propiedad tampoco respondieron.

Thomas Tomaschek, miembro del consejo de Rottach-Egern, en el extremo sur de Tegernsee, convocó este mes una manifestación para decir que Usmanov ya no era bienvenido, a pesar de que restaurantes, carpinteros y hosteleros se habían beneficiado de su presencia.

El acto atrajo a 300 personas, que representaban a miembros destacados de todos los partidos en una ciudad de 5.000 habitantes, pero también provocó una reacción violenta.

Tomaschek cuenta que recibió un correo electrónico en el que le decían “qué vergüenza” por manifestarse “contra un ruso que claramente vive como persona privada en Rottach-Egern”. Otro escribió: “¿Debería privarse de bienes en Alemania a cualquiera que haya estrechado la mano de Putin?”.

Una persona gritó “cerdo nazi” por teléfono, lo que le llevó a presentar una denuncia y a retirar un hacha para cortar leña de su puerta por si aparecía alguien violento. La policía local confirmó que estaba investigando.

REFUGIOSEGURO

Algunos activistas de base enfadados están llamando la atención sobre la impotencia de Alemania a la hora de embargar activos.

Mathis Lohaus, investigador de la Freie Universitaet de Berlín que se centra en la corrupción, está indignado por el hecho de que nadie haya incautado un superyate que, según Estados Unidos, es propiedad de Usmanov y ha estado atracado en el puerto de Hamburgo.

Lohaus dijo que recurrió a Twitter para expresar su frustración cuando Alemania no incautó el barco, que tiene una piscina cubierta, dos helipuertos y está valorado en más de 600 millones de dólares.

“Toda la historia de Alemania en los últimos años ha sido una aplicación poco entusiasta de la ley”, dijo Lohaus.

No se ha producido ninguna confiscación del yate, dijo la semana pasada un portavoz del Ministerio de Economía de Hamburgo.

Mientras tanto, un destacado grupo que hace campaña contra la delincuencia financiera ha lanzado recientemente una petición dirigida al ministro de Economía alemán, Christian Lindner, en la que exige que se tomen medidas.

“Alemania les ofrece un refugio seguro para su dinero sucio. Esto tiene que acabar ya”, reza la petición de Finanzwende. El Ministerio de Finanzas dijo en una respuesta por correo electrónico a Reuters que ha estado preparando medidas para atajar el problema.

Parte del problema de Alemania con la aplicación de la ley ha sido la burocracia, ya que la responsabilidad está repartida entre varios ministerios.

Como parte de los esfuerzos por solucionar este problema, Alemania dijo la semana pasada que estaba formando un grupo de trabajo para supervisar la aplicación de las sanciones en sus ministerios de finanzas, economía e interior, así como en las aduanas y la policía.

También hay factores culturales e históricos en juego.

Hartmut Baeumer, antiguo juez y actual presidente de Transparencia Internacional Alemania, dijo que los alemanes son reacios al riesgo cuando se trata de afrontar cuestiones legales, mientras que la creencia en una fuerte protección de los derechos individuales está muy arraigada.

“Los alemanes todavía estamos superando las consecuencias de la era nazi. El péndulo ha oscilado mucho en la dirección de la privacidad y las libertades individuales”, dijo Baeumer.

“UN LUGARPARAMULTIMILLONARIOS

Las élites alemanas e internacionales llevan mucho tiempo buscando refugio en las sinuosas colinas que rodean Tegernsee, situado entre Múnich y los Alpes, y Rottach-Egern se promociona como sede del primer centro de belleza de Europa y de hoteles “elegantes y de primera clase”.

La semana pasada, el precio medio de las viviendas de Rottach-Egern en un popular portal inmobiliario superaba los 4 millones de euros, mientras que el contribuyente medio del cantón circundante paga un 66% más de impuesto sobre la renta que los del resto de Alemania.

“Tegernsee es un lugar para multimillonarios”, dijo un destacado empresario local bajo condición de anonimato.

Gerhard Hofmann, administrador de la ciudad de Rottach-Egern, dijo que nunca había presenciado tanto revuelo en su ciudad natal.

Usmanov “sólo quería tener paz”, dijo Hofmann, añadiendo que el oligarca había ayudado a la economía local contratando a arquitectos y empresas locales.

“Como ciudad, somos neutrales”, añadió.