This content is not available in your region

Juan Carlos I podría ser juzgado tras rechazo de inmunidad soberana en un tribunal británico

Access to the comments Comentarios
Por Reuters

MADRID, 24 mar -El rey emérito español Juan Carlos I podría ser juzgado en Reino Unido en un caso de acoso presentado contra él por su antigua amante, después que el Tribunal Superior inglés dictaminara el jueves que no tiene derecho a la inmunidad soberana.

La ciudadana danesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein-Sayn, quien vive en Reino Unido y ha declarado que tuvo una relación sentimental con el exmonarca y que recibió información financiera y documentos de él, alegó múltiples conductas de acoso entre 2012 y 2020.

“Si el caso va más allá, el demandado tendrá la oportunidad de defender las reclamaciones hechas contra él y, en última instancia, el Tribunal escuchará las pruebas y tomará una decisión tras un juicio”, dice el fallo.

El bufete de abogados Clifford Chance, que representa a Juan Carlos en el caso, dijo que su cliente estaba “decepcionado” con la decisión del tribunal y que decidiría si recurría o no tras revisar la sentencia con sus asesores legales.

El Palacio Real declinó hacer comentarios. El que fuera rey de España ya ha negado enérgicamente estas “acusaciones infundadas” —según sus palabras—, tal y como reconoció el tribunal.

Los fiscales españoles y suizos abandonaron recientemente una serie de investigaciones sobre el presunto fraude de Juan Carlos I, de 84 años, quien abandonó España para irse a los Emiratos Árabes Unidos en agosto de 2020 bajo una nube de escándalos y ha vivido allí desde entonces.

La Fiscalía de España dijo que la inmunidad constitucional de Juan Carlos I como monarca lo habría protegido incluso si pudieran demostrar que hubo irregularidades en los casos de fraude.

El antes venerado Juan Carlos I, quien se vio obligado a abdicar en 2014 tras una serie de escándalos que incluían su aventura con Sayn-Wittgenstein, es visto ahora como una carga para su hijo, el rey Felipe VI.

Pese a la inmunidad en España, el juez británico Nicklin consideró que no había motivos para la inmunidad del Estado en el caso de acoso, ya que no tenía relación con la actividad gubernamental o soberana, abriendo la puerta a un juicio.

El fallo judicial señala que no se llevó a cabo ninguna investigación sobre el fondo de la cuestión.

No estaba claro si Sayn-Wittgenstein aspira a ir a juicio, pero su abogado Robin Rathmell calificó la sentencia como “el primer paso en el camino hacia la justicia”.

“La sentencia de hoy demuestra que este acusado no puede esconderse detrás de su posición, poder o privilegio para evitar esta demanda”, dijo el abogado de Sayn-Wittgenstein, Robin Rathmell, en un comunicado.