This content is not available in your region

El periódico ruso Novaya Gazeta suspende su actividad tras una segunda advertencia

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Russian Nobel Peace Prize winner donates medal to fund for Ukrainian refugees
Russian Nobel Peace Prize winner donates medal to fund for Ukrainian refugees   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

28 mar – El periódico ruso Novaya Gazeta, cuyo director, Dmitri Muratov, fue uno de los ganadores del Premio Nobel de la Paz del año pasado, dijo el lunes que suspendía sus actividades en línea y en papel hasta el final de la “operación militar especial” de Rusia en Ucrania.

El periódico de investigación, que ya ha retirado de su sitio web material sobre la acción militar de Rusia en Ucrania para cumplir con una nueva ley de medios de comunicación, dijo que había recibido otra advertencia del regulador estatal de comunicaciones Roskomnadzor el lunes sobre su información, lo que le llevó a suspender las operaciones.

“Suspendemos la publicación del periódico en nuestra página web, en las redes sociales y en la prensa escrita hasta que finalice la ‘operación especial en el territorio de Ucrania’”, escribió el periódico en su página web.

En otro mensaje a los lectores, Muratov y sus reporteros dijeron que la decisión de suspender sus actividades había sido difícil, pero necesaria.

“No hay otra opción”, decía la nota. “Para nosotros, y sé que para ustedes, es una decisión horrible y difícil”.

Roskomnadzor no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios. En comentarios publicados por las agencias de noticias rusas, el regulador dijo que había emitido una segunda advertencia a Novaya Gazeta por no identificar adecuadamente en sus publicaciones a una organización considerada como “agente extranjero” por las autoridades.

La presión contra los medios de comunicación liberales de Rusia ha aumentado desde que Moscú envió tropas a Ucrania el mes pasado y la mayoría de los medios de comunicación convencionales y las organizaciones controladas por el Estado se ciñen al lenguaje utilizado por el Kremlin para describir el conflicto.

El anuncio de Novaya Gazeta sigue al cierre este mes de la emisora de radio Ekho Moskvy, que era una de las pocas voces liberales que quedaban en los medios de comunicación rusos. Las autoridades también han bloqueado los sitios web de varios medios, como la BBC, Voice of America y Radio Free Europe/Radio Liberty.

El lunes, el Ministerio de Justicia añadió la Deutsche Welle alemana a la lista de medios de comunicación que ha calificado de agentes extranjeros.

Lectores de Novaya Gazeta y activistas contrarios al Kremlin lamentaron que el periódico no pudiera seguir funcionando en el actual entorno mediático ruso.

“Me gustaría mucho que fuera Roskomnadzor quien interrumpiera su labor”, escribió en Twitter el equipo del activista político encarcelado Andrei Pivovarov.

Creada tras la desintegración de la Unión Soviética, Novaya Gazeta y sus reporteros han sido durante años objeto de intimidaciones y ataques por sus investigaciones sobre violaciones a los derechos humanos y corrupción.

Muratov declaró, al ser nombrado coganador del Premio Nobel el pasado mes de octubre, que lo dedicaba a la memoria de seis periodistas de su periódico asesinados por su trabajo.