euronews_icons_loading
Los fieles rezando en la explanada de las mezquitas, tecer lugar más sagrado del islam

La Policía y el Ejército israelí realizaron un amplio despliegue en Jerusalén ante la asistencia de decenas de miles de palestinos que rezaron en la Explanada de las Mezquitas en el primer viernes de Ramadán, que coincide con un repunte de tensión en la región tras un nuevo ataque el jueves por la noche en la capital israelí Tel Aviv, el cuarto que se produce en poco más de dos semanas en Israel.

Israel permitió esta semana que mujeres de todas las edades, hombres de más de 50 años y niños de hasta 12 años del territorio palestino ocupado de Cisjordania pudieran visitar Jerusalén donde se encuentra la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar más sagrado del islam. Se calcula que unos 55 000 fieles asistieron a los rezos en esta parte oriental de la Ciudad Vieja, ocupada por Israel desde 1967.

Pese al ataque mortal de este jueves, cometido por un palestino de Cisjordania ocupada, el aparato de Defensa israelí decidió proseguir con las medidas anunciadas y no suspendió el acceso de los palestinos a la Ciudad Santa como suele ocurrir tras otros ataques, llegandose incluso a cerrar totalmente la parte oriental de la Ciudad Vieja rodeada de murallas, al sellar el Ejército el acceso a las mismas.