This content is not available in your region

Análisis: Macron ya no puede contar con un frente anti-Le Pen en la carrera presidencial

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Análisis: Macron ya no puede contar con un frente anti-Le Pen en la carrera presidencial
Análisis: Macron ya no puede contar con un frente anti-Le Pen en la carrera presidencial   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Michel Rose

PARÍS, 10 abr – El presidente de Francia, Emmanuel Macron, no podrá contar con el tradicional frente antiderecha de los votantes franceses en la segunda y última ronda de las elecciones presidenciales, y tendrá que intensificar su campaña si quiere derrotar a Marine Le Pen, que ha conseguido suavizar su imagen.

Aunque se preveía que Macron obtendría un resultado mejor de lo esperado en la primera vuelta, con un 28%, mejorando su resultado de 2017, el presidente francés no puede contar con una victoria segura: los sondeos pronostican un estrecho margen de victoria frente a Le Pen en la segunda vuelta del 24 de abril.

En anteriores elecciones a nivel nacional, regional y municipal, los votantes de izquierda y derecha se han unido históricamente para bloquear a la extrema derecha del poder, un fenómeno conocido como “frente republicano”.

Aunque el domingo por la noche todos los candidatos de los grandes partidos tradicionales, incluidos el del partido conservador Les Républicains y el de los socialistas, apoyaron a Macron para la segunda vuelta, no está claro que sus votantes vayan a seguir este consejo. Además, sus bajas porcentajes de un solo dígito en la votación fueron tan débiles que su apoyo puede tener poco peso.

“Entre los políticos, el frente republicano se está poniendo en marcha. Queda por ver si los votantes les seguirán”, dijo Mathieu Gallard, jefe de investigación de Ipsos Francia.

Un sondeo de Ifop realizado fuera de los colegios electorales durante la votación del domingo pronosticaba que Macron obtendría el 51% del apoyo de los votantes dentro de dos semanas, un claro indicio de que el “frente republicano” se está desmoronando.

Para complicar la tarea de Macron, Le Pen ha abandonado en gran medida su retórica antiinmigración y anti Unión Europea, centrándose más en cuestiones relacionadas con el coste de la vida.

Otra encuesta de Ifop en marzo mostró que menos de la mitad de los franceses la consideran “temible”.

En su discurso del domingo, se pintó a sí misma como una figura unificadora, que curaría las “fracturas” de Francia y detendría el “caos” supuestamente provocado por Macron, un exbanquero que, según ella, encarna el “poder del dinero” y trabaja para unos pocos.

BATALLAPOR LA IZQUIERDA

Mientras tanto, Macron no puede dar por sentado el apoyo de los votantes de izquierda.

El tercer candidato en la liza, Jean-Luc Mélenchon, instó a los votantes a no respaldar a Le Pen, pero no llegó a respaldar explícitamente a Macron, lo que aumentó la incertidumbre sobre cómo emitirá su voto el 21% de los votantes que respaldaron al político de izquierdas.

Las encuestas muestran que muchos podrían decidir abstenerse.

“La política de Macron (…) ha fortalecido a la extrema derecha”, dijo a Reuters la votante Léa Druet, de 27 años, en la sede de la campaña de Mélenchon. Ella votó por Macron en 2017 y dijo que se abstendría en la segunda vuelta de este mes

Otros partidarios de Mélenchon aún no estaban seguros. “Veré cómo van las próximas dos semanas. Si las encuestas dicen 49-51, en ese momento votaré a Macron”, dijo Guillaume Raffi, de 36 años, un productor musical de Montpellier.

Los partidarios de Macron y los conocedores de la campaña dicen que el líder en funciones tendrá que dedicar más tiempo a la campaña sobre el terreno que en el período previo a la primera ronda si quiere contrarrestar a Le Pen, que ha aprovechado la ira contra el aumento del coste de la vida y un descontento profundamente arraigado hacia una élite distante.

Macron ha reconocido que entró en la campaña demasiado tarde, ya que se centró en hacer frente a las consecuencias de la guerra en Ucrania.

“En la segunda vuelta, Emmanuel Macron tendrá que arremangarse un poco más que en la primera”, escribió en la red social Twitter el exembajador de Francia en Washington, Gérard Araud.