euronews_icons_loading
Vista aérea de los musulmanes cenando en Mossul tras romper el ayuno del Ramadán

La comunidad cristiana de Mosul ofreció el sábado a los musulmanes de esta ciudad iraquí la comida del iftar, que rompe el ayuno durante el mes sagrado del Ramadán.

Un gesto muy significativo la vispera del domingo de ramos y al cumplirse poco más de un año de la visita del papa Francisco a Irak y en concreto a esta ciudad del norte del país que sufrió las atrocidades de la ocupación del llamado Estado Islámico.

El papa celebró en aquella ocasión, en marzo de 2021, una misa en Mosul en una centríca plaza rodeado por las ruinas de cuatro iglesias cristianas, todas ellas destruídas por este grupo terrorista.

Los musulmanes también sufrieron entonces las medidas radicales y la violencia impuestas por el Dáesh que en 2014 convirtió a Mosul en la capital de su autoproclamado 'califato' sembrando el terror y la destrucción.

Antes de ser liberada 2017, tras nueve meses de encarecida lucha, que se cobró la vida de entre 9 000 y 11 000 civiles, 500 000 personas habían huído de Mosul entre ellas 120 000 cristianos.