This content is not available in your region

Ucranianos evacuados se ponen a salvo tras el calvario vivido en la acería de Mariúpol

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Ucranianos evacuados se ponen a salvo tras el calvario vivido en la acería de Mariúpol
Ucranianos evacuados se ponen a salvo tras el calvario vivido en la acería de Mariúpol   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Joseph Campbell

ZAPORIYIA/BEZIMENNE – Se espera que los primeros evacuados de las ruinas de la acería de Mariúpol lleguen a última hora del lunes a la ciudad de Zaporiyia, controlada por Ucrania, tras haberse resguardado durante semanas en búnkeres subterráneos ante los bombardeos rusos.

El extenso complejo industrial de Azovstal, en la ciudad portuaria del mar de Azov, devastado por semanas de bombardeos rusos, ha servido de refugio tanto a los civiles como a los efectivos ucranianos, ya que Moscú ha reclamado el control de Mariúpol.

Las Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja iniciaron el 29 de abril una operación coordinada con Ucrania y Rusia para sacar a las mujeres, los niños y los ancianos de la acería.

Algunos civiles evacuados llegaron a Zaporiyia desde el territorio ocupado por Rusia el lunes por la mañana, después de haber hecho su propio camino.

Una de ellas, Natalya Tsyntomirska, llegó en una furgoneta de servicios funerarios. Dijo que había abandonado la devastación de Mariúpol hace algún tiempo y que se había escondido en un sótano de un pueblo cercano.

“Nuestra casa está completamente destruida. Teníamos un edificio de dos plantas, pero ya no existe. Se quemó hasta los cimientos”, dijo.

DOSCUBOS DE SOPA

Otra evacuada, Yelena Aytulova, de 44 años, describió su refugio en un búnker en Azovstal desde el 24 de febrero. Habló con Reuters en Bezimenne, en una zona de Donetsk bajo el control de los separatistas apoyados por Rusia en la ruta de la caravana de la ONU y la Cruz Roja.

“Durante un mes estuvimos comiendo más de 40 personas seis latas de comida. Hervíamos dos cubos de sopa con ellas y eso era todo para todo el día”, dijo.

Dijo que algunos civiles se quedaron allí después de que ella se fue.

“Los soldados vinieron y escoltaron a las primeras 11 personas fuera, las que estaban gravemente enfermas, tenían asma o necesitaban insulina y también a tres de nosotros, al azar. Quedaron allí más de 40 personas, incluidos niños pequeños”.

Olga Savina, de 65 años, dijo que su casa en Mariúpol también había sido destruida.

“No puede estar intacta porque había bombardeos todos los días. Todo el tiempo que pasamos en el búnker, bombardearon”, dijo entre lágrimas.

Otra caravana de civiles de la ciudad se retrasó porque los autobuses no habían llegado al punto acordado, según el ayuntamiento. Petro Andryushchenko, asistente del alcalde de Mariúpol, había informado anteriormente que ya habían partido. El ayuntamiento instó a los evacuados a permanecer en el punto de recogida acordado.

No hubo indicios de un plan de retirada de las fuerzas ucranianas que se encuentran en Azovstal. Se cree que entre ellas se encuentran miembros del regimiento Azov, la guardia nacional, infantes de marina, guardias fronterizos y otras unidades.

Rusia reanudó el bombardeo del complejo industrial el domingo, una vez que los autobuses de evacuación habían abandonado la zona, dijo Andryushchenko.

Un grupo de familiares de las fuerzas atrincheradas allí se reunió el lunes en la Plaza de la Independencia de Kiev para grabar un llamado en video a las autoridades ucranianas exigiendo que sus seres queridos también sean evacuados de Mariúpol. Algunos de ellos también se dirigieron a Zaporiyia para seguir presionando.