This content is not available in your region

Combates impiden evacuación de civiles atrapados bajo la planta siderúrgica de Mariúpol

Access to the comments Comentarios
Por Reuters

Por Alessandra Prentice y Natalia Zinets

ZAPORIYIA, Ucrania – Decenas de civiles, muchos de ellos mujeres y niños, seguían atrapados el jueves en los búnkeres subterráneos de una planta siderúrgica, el último reducto ucraniano en la devastada ciudad de Mariúpol, pero Rusia prometió una nueva tregua en los combates para permitir su salida.

La tenaz resistencia ucraniana en la vasta planta de Azovstal ha subrayado el fracaso de Rusia en la captura de las principales ciudades durante una guerra que dura ya 10 semanas y ha unido a las potencias occidentales en el refuerzo de armas a Kiev y el castigo a Moscú con sanciones.

En lo que sería un importante cambio histórico que seguramente enfurecerá a Moscú, Suecia y Finlandia podrían decidir en breve su ingreso en la OTAN.

Los militares rusos prometieron detener su actividad en Azovstal durante el jueves y los dos días siguientes para permitir la salida de los civiles, después de que lo que los combatientes ucranianos describieron como “batallas sangrientas” impidieran las evacuaciones el miércoles. El Kremlin dijo que los corredores humanitarios de la planta están en vigor.

Sin embargo, nadie de Azovstal se encontraba entre los más de 300 civiles evacuados el miércoles de Mariúpol y otras zonas del sur de Ucrania, según la oficina humanitaria de la ONU.

Imágenes publicadas por los combatientes apoyados por Rusia parecían mostrar el humo y las llamas que envolvían el complejo de Azovstal, de la era soviética. Las autoridades ucranianas creen que unos 200 civiles siguen atrapados junto con los combatientes en una extensa red de búnkeres subterráneos.

En un discurso pronunciado a primera hora de la mañana, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dijo que Ucrania está dispuesta a garantizar un alto el fuego.

“Llevará tiempo simplemente sacar a la gente de esos sótanos, de esos refugios subterráneos. En las condiciones actuales, no podemos utilizar equipos pesados para retirar los escombros. Todo tiene que hacerse a mano”, comentó.

Los combatientes ucranianos en el interior de Azovstal están librando “batallas difíciles y sangrientas”, dijo a última hora del miércoles Denis Prokopenko, comandante del regimiento ucraniano Azov. El Estado Mayor Militar de Ucrania dijo que el asalto a la planta incluía apoyo aéreo.

Su comandante en jefe dijo que las fuerzas armadas de Ucrania necesitan sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes para defenderse de la reanudación de los ataques rusos con misiles de crucero en todo el país. En los últimos días, Rusia ha atacado ferrocarriles, depósitos de armas y de combustible.

El Congreso de Estados Unidos está debatiendo un paquete de ayuda para Ucrania por valor de 33.000 millones de dólares, en gran parte para armamento. Si recibe más suministros, Ucrania podría lanzar una contraofensiva a mediados de junio, dijo un asesor de Zelenski.

Mariúpol, ciudad portuaria del sureste de Ucrania situada en el Mar de Azov, está ahora bajo control ruso, aparte de la acería, tras un asedio de varias semanas. Ha sido un objetivo importante en los esfuerzos por aislar a Ucrania de sus rutas costeras de exportación de granos y metales, así como para unir el territorio controlado por Rusia en el este del país con Crimea, capturada por Moscú en 2014.

Naciones Unidas y la Cruz Roja evacuaron a cientos de personas de la ciudad y otras áreas más temprano en la semana, incluyendo a decenas de Azovstal, durante un efímero alto el fuego mediado por la ONU.

“Dios no permita que más proyectiles caigan cerca de los búnkeres donde están los civiles”, dijo Tetyana Trotsak, una evacuada de Azovstal que se encontraba entre las decenas que llegaron a una ciudad controlada por Ucrania esta semana, describiendo su caminata de dos horas y media para atravesar un corto tramo de terreno en la planta sembrada de escombros.

¿AMPLIACIÓN DE LA OTAN?

Los vecinos nórdicos Suecia y Finlandia que también comparten una frontera de 1.300 kilómetros con Rusia se mantuvieron al margen de la OTAN durante la Guerra Fría, pero la invasión de Ucrania por parte de Moscú les ha hecho replantearse sus necesidades de seguridad.

Suecia recibió garantías de Estados Unidos de que recibiría apoyo durante el periodo en que se procese una posible solicitud de ingreso en la OTAN por parte de las 30 naciones de la alianza, dijo el miércoles la ministra de Relaciones Exteriores, Ann Linde.

El presidente ruso, Vladimir Putin, se embarcó en la guerra en parte para contrarrestar la expansión de la OTAN, a la que Ucrania también quiere unirse.

Las amplias sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados europeos han perjudicado a la economía rusa, de 1,8 billones de dólares, mientras que la ayuda militar de miles de millones de dólares ha ayudado a Ucrania a frustrar la invasión.

Washington ha proporcionado detalles sobre la ubicación de los cuarteles militares móviles de Rusia, lo que ha permitido a las fuerzas ucranianas atacar esos objetivos y matar a generales rusos, informó el miércoles The New York Times, citando a altos funcionarios estadounidenses. En respuesta, Rusia dijo que ese intercambio de inteligencia no frustrará sus objetivos.

Los enviados de la Unión Europea están trabajando para llegar a un acuerdo esta semana sobre la eliminación progresiva de las importaciones de crudo ruso en un plazo de seis meses y de productos refinados para finales de año. Para ello es necesario el acuerdo de los 27 gobiernos del bloque.

COMBATES

Ucrania y Rusia dijeron que los combates fueron intensos en el sur y el este durante el último día.

Las autoridades ucranianas informaron de bombardeos en poblaciones cercanas a la línea de frente que divide el territorio que mantiene en las regiones de Donetsk y Lugansk del que está en manos de los separatistas respaldados por Rusia.

La fuerza aérea ucraniana dijo que derribó tres misiles de crucero rusos y cuatro aviones, incluidos dos cazas Sukhoi, mientras que Rusia dijo que mató a 600 soldados ucranianos durante la noche. Reuters no pudo verificar ninguno de los dos informes.

Pavlo Kyrylenko, gobernador de la región oriental de Donetsk, en la que se encuentra Mariúpol, dijo que al menos 25 civiles resultaron heridos cuando las fuerzas rusas bombardearon Kramatorsk, una ciudad que en abril sufrió un ataque con misiles contra una estación de tren que mató a decenas de civiles que estaban siendo evacuados.