This content is not available in your region

Los rumores de guerra desconciertan al enclave separatista prorruso de Moldavia

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Los rumores de guerra desconciertan al enclave separatista prorruso de Moldavia
Los rumores de guerra desconciertan al enclave separatista prorruso de Moldavia   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Peter Graff

RYBNITSA, TRANSNISTRIA, MOLDAVIA – “Por supuesto que tenemos miedo”, dijo la jubilada Galina Martalog, caminando por un largo puente sobre el río Dniéstr hacia su casa en Transnistria, una franja prorrusa escindida en el este de Moldavia, a lo largo de la frontera con Ucrania. “¿Quién no tiene miedo a la guerra?”.

Junto a ella, una línea de  coches y camiones congestionaba los 400 metros de longitud del puente debido a los controles adicionales de las autoridades separatistas de Transnistria, que han anunciado el estado de emergencia después de lo que dicen que ha sido una semana de atentados terroristas con el objetivo de atraer a la región a la guerra de la vecina Ucrania.

Los tiroteos y las explosiones de los que se ha informado han convertido el territorio de Transnistria durante mucho tiempo una anomalía en el mapa postsoviético raramente atendida por el mundo exterior en objeto de especulación internacional sobre la posibilidad de que la guerra de Ucrania traspase las fronteras.

Las autoridades separatistas de Transnistria culpan a Ucrania de atacar su territorio para provocar la guerra con las tropas rusas asentadas en el terreno. Desde la semana pasada, dicen que los atacantes dispararon contra la sede de su agencia de seguridad, volaron dos antenas de radio y enviaron varios drones a través de la frontera desde Ucrania armados con explosivos.

“La situación es alarmante porque Transnistria ha sufrido ataques terroristas”, dijo a Reuters esta semana Vitaly Ignatiev, ministro de Asuntos Exteriores de la administración separatista, en una entrevista por videoconferencia desde su oficina en Tiraspol, la capital de la región.

“Sinceramente, no veo ninguna razón para que la parte ucraniana utilice esos métodos contra Transnistria. Transnistria no amenaza a Ucrania”, dijo. “He dicho varias veces que somos un Estado absolutamente pacífico”.

Responsables del Gobierno ucraniano han negado repetidamente cualquier implicación en los incidentes en Transnistria, diciendo que creen que Rusia está organizando ataques de falsa bandera para provocar una guerra. Moscú también ha negado su responsabilidad, aunque ha dicho que le preocupa que Kiev esté intentando una escalada de la situación.

La presidenta prooccidental de Moldavia, Maia Sandu, culpó de los disturbios a las “facciones proguerra” de los separatistas.

Reuters no ha podido verificar de forma independiente quién está detrás de los ataques.

Para Martalog y algunos otros residentes de Rybnitsa, una ciudad fabril situada en la orilla izquierda de un amplio y suave tramo del río Dniéstr, sólo hay una angustiosa sensación de desconcierto. Alrededor de media docena de residentes entrevistados por Reuters dijeron que no sabían qué creer.

“Salimos del apartamento y volvemos a casa. Todo el mundo ve lo mismo: lo que muestran en la televisión”, dijo Martalog, que regresaba a Rybnitsa tras una visita a su familia en el lado controlado por Moldavia. “¿Quién sabe?”.

Los separatistas que controlan la zona dicen haber cancelado todas las acreditaciones de periodistas extranjeros en virtud del estado de emergencia que impusieron la semana pasada tras los ataques.

A Reuters se le concedió permiso para entrar en la región, siempre y cuando no se realizaran entrevistas ni se tomaran fotografías durante la visita. Para este reportaje, un reportero paseó por Rybnitsa, observando la ciudad, antes de salir del territorio separatista y hablar con algunos de los muchos residentes que cruzan el puente.