This content is not available in your region

Pekín teletrabaja y Shanghái dice que la victoria frente al COVID está cada vez más cerca

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Pekín teletrabaja y Shanghái dice que la victoria frente al COVID está cada vez más cerca
Pekín teletrabaja y Shanghái dice que la victoria frente al COVID está cada vez más cerca   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Martin Quin Pollard y David Stanway

PEKÍN/SHANGHÁI – Las calles de Pekín, la capital de China, estaban tranquilas el viernes, ya que los residentes siguieron el consejo de las autoridades de trabajar desde casa para detener la propagación del COVID-19, mientras que responsables de Shanghái, que está confinada, dijeron que pretendían derrotar el virus este mes.

Las autoridades de Pekín desmintieron a última hora del jueves los rumores sobre la adopción de medidas de confinamiento generalizadas al estilo de Shanghái e instaron a la población a no dejarse llevar por el pánico y a permanecer en casa. También anunciaron una nueva ronda de pruebas masivas en la mayor parte de la ciudad.

La mayoría de los residentes estaban más tranquilos el viernes, después de haber corrido a los supermercados para abastecerse de alimentos y otros suministros la noche anterior.

“No estoy tan preocupado. De hecho, últimamente ya trabajamos todos desde casa”, dijo el trabajador del sector financiero Leo Luo, de 27 años.

“Creo que no es muy diferente de como ha sido últimamente, sólo que puede ser un poco más extenso”.

Las autoridades de la capital ya habían prohibido el servicio de comidas en restaurantes, cerrado algunos centros comerciales, lugares de ocio y turísticos, suspendido tramos del sistema de autobuses, metro y taxis e impuesto confinamientos en algunos edificios residenciales.

Las restricciones del COVID han sometido a cientos de millones de personas en docenas de grandes ciudades a diversos grados de restricciones, perjudicando el consumo y las manufacturas, perturbando el comercio y las cadenas de suministro mundiales.

Mientras que las restricciones a los viajes en gran parte del resto del mundo se están suavizando a medida que los países intentan “vivir con el COVID“, China dijo el jueves que “limitará estrictamente” los viajes innecesarios al extranjero de sus ciudadanos.

La mayoría de los vuelos internacionales con destino y origen en China se han cancelado en los últimos dos años, pero el anuncio de las autoridades de inmigración fue la señal más clara hasta ahora de que los viajes no se iban a reanudar en breve.

Los turistas y estudiantes chinos habían sido una importante fuente de ingresos para muchas economías de todo el mundo antes de que surgiera el COVID-19 en la ciudad de Wuhan a finales de 2019.

China ha rechazado con firmeza las críticas a su inflexible política de “cero contagios”, afirmando que salvar vidas merece la pena por los enormes costes a corto plazo en los que incurre y que la actividad se reanudaría gradualmente una vez erradicados los brotes

“Los que culpan a la estrategia dinámica de China de ‘cero contagios’ son miopes”, dijo el tabloide nacionalista respaldado por el Estado, el Global Times, en un editorial.

“Algunos de ellos sólo intentan desprestigiar, denigrar y socavar a China. Quien apueste por que China corre el riesgo de una recesión autoinfligida sufrirá las consecuencias de sus errores”.

Responsables de Shanghái, que ha soportado seis semanas de un confinamiento casi total, dijeron que la actividad económica se estaba reanudando gradualmente, con muchas fábricas funcionando en sistemas de “circuito cerrado”, con trabajadores viviendo en el lugar.

Más de 9.000 empresas a gran escala en Shanghái estaban operando ahora a cerca del 50% de su capacidad, dijeron los responsables.

Algunos economistas prevén que el crecimiento económico de China se ralentizará bruscamente en el segundo trimestre, o incluso se reducirá, poniendo en peligro el objetivo de crecimiento para el año, de alrededor del 5,5%.

El yuan chino cotizaba a su nivel más débil desde septiembre de 2020.

Han Wenxiu, subdirector de la oficina del Partido Comunista para asuntos financieros y económicos, dijo el jueves que China no dudaría en introducir nuevas políticas para apuntalar el crecimiento.

El Gobierno ha recortado los impuestos a las empresas y ha canalizado más fondos hacia proyectos de infraestructura, mientras que el banco central ha inyectado más dinero en la economía y ha aumentado el apoyo a algunos sectores.

MODOSILENCIOSO

El número de casos diarios de COVID-19 en Pekín se mantuvo en docenas, una fracción de los más de 2.000 de Shanghái.

Sin embargo, casi todos los casos de Shanghái se encontraban en zonas ya sometidas a los controles más estrictos. Los casos encontrados en las comunidades relativamente más libres son los que se observan más de cerca en busca de pistas sobre el rumbo del brote de Shanghái.

El número de estos casos aumentó a cuatro el 12 de mayo, frente a los dos del día anterior. Los cuatro se produjeron en el distrito de Pudong.

El vicealcalde de Shanghái, Wu Qing, declaró el viernes en una conferencia de prensa que la victoria estaba cada vez más cerca, pero que la lucha contra el mayor brote de COVID-19 de la historia de China “sigue requiriendo el esfuerzo conjunto de todos los ciudadanos”.

La semana pasada, se permitió a algunos residentes de Shanghái salir de sus viviendas para dar breves paseos y hacer la compra, pero en los últimos días la ciudad ha endurecido las restricciones en un esfuerzo por erradicar el virus este mes.

Cada vez más zonas han entrado en lo que las autoridades denominan “modo de gestión silenciosa”, que suele significar la colocación de tablones o vallas alrededor de los edificios, la prohibición de las entregas y la permanencia de los residentes en sus casas.

Una vez que se consigan los “cero contagios” a nivel comunitario, la ciudad empezará a suavizar progresivamente las restricciones de tráfico y a abrir las tiendas, dijo Wu.

Seguirá siendo necesario realizar pruebas incesantes para mantenerse lo más libre posible de COVID-19 mientras se reanuda la vida normal. La capacidad de testeo se ha incrementado a más de 8 millones al día, con más de 5.700 estaciones en funcionamiento.