This content is not available in your region

Pekín intensifica la cuarentena por COVID mientras aumenta el malestar en Shanghái

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Pekín intensifica la cuarentena por COVID mientras aumenta el malestar en Shanghái
Pekín intensifica la cuarentena por COVID mientras aumenta el malestar en Shanghái   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Ryan Woo y Engen Tham

PEKÍN/SHANGHÁI – Pekín intensificó los esfuerzos de cuarentena para poner fin a su brote de COVID, que comenzó hace un mes, mientras surgían nuevos signos de frustración en Shanghái, donde algunos se quejaban de las injustas restricciones, en un momento en que la ciudad de 25 millones de habitantes se prepara para levantar un prolongado confinamiento en poco más de una semana.

A pesar de que los drásticos intentos de China por erradicar por completo el COVID —su estrategia de “cero COVID“— afectan a las perspectivas de la segunda economía más grande del mundo, las nuevas cifras de infección notificadas siguen estando muy por debajo de los niveles observados en muchas ciudades occidentales. La capital informó de 48 nuevos casos el lunes entre su población de 22 millones de habitantes, y Shanghái informó de menos de 500.

Aun así, el vice primer ministro chino, Sun Chunlan, pidió que se tomaran medidas más exhaustivas para reducir la transmisión del virus y que se cumpliera la política nacional de cero contagios durante una gira de inspección en Pekín, según informó el martes la agencia estatal Xinhua.

La situación en Pekín era manejable, pero los esfuerzos de contención no pueden aflojar, dijo, según Xinhua.

En un ejemplo de la severidad del enfoque de Pekín, alrededor de 1.800 personas de un barrio de la ciudad fueron reubicadas en la ciudad de Zhangjiakou, en la cercana provincia de Hebei, para ser puestas en cuarentena, informó el periódico estatal Beijing Ribao (Diario de Pekín).

Siguen vigentes las instrucciones para que los residentes de seis de los 16 distritos de la capital trabajen desde casa, mientras que otros tres distritos animan a la gente a seguir estas medidas, siendo cada distrito responsable de aplicar sus propias directrices.

Pekín ya ha reducido el transporte público, ha solicitado el cierre de algunos centros comerciales y otros locales y ha precintado los edificios donde se han detectado nuevos casos.

En Shanghái, las autoridades tienen previsto mantener la mayoría de las restricciones este mes, antes de un levantamiento más completo de la cuarentena de dos meses a partir del 1 de junio. Incluso entonces, los lugares públicos tendrán que limitar la afluencia de personas al 75% de su capacidad.

HUELGA

Con la declaración oficial de Shanghái como ciudad con cero COVID, algunas autoridades permitieron a más personas salir de sus casas durante breves periodos de tiempo durante la semana pasada, y se autorizó a más supermercados y farmacias a reabrir y realizar entregas.

Sin embargo, otros responsables de menor rango endurecieron por separado las restricciones en algunos barrios, ordenando a los residentes que volvieran a sus casas para consolidar los avances logrados hasta ahora durante la recta final de la ciudad antes de acabar con las cuarentenas.

Esto ha provocado frustración y quejas de trato desigual entre algunos residentes.

Aunque el estatus de cero-COVID se aplica a toda la ciudad, y los residentes de algunos recintos han podido entrar y salir libremente de sus casas, a otros se les ha dicho que sólo pueden salir durante unas horas, y a muchos de los que se han quedado encerrados no se les ha dicho nada.

Los vídeos que han circulado por las redes sociales esta semana muestran a los residentes discutiendo con los responsables para que les dejen salir de sus complejos residenciales.

El Gobierno de Shanghái no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Un residente dijo a Reuters que los habitantes de su complejo decidieron en la plataforma de redes sociales WeChat salir en grupo.

“Vamos a hacer una huelga en nuestra puerta esta noche para exigir que se nos permita salir como a muchos otros complejos del barrio”, citó a uno de sus vecinos en el chat de grupo.

Los habitantes de al menos otros dos bloques planeaban intentar salir al exterior a pesar de que no se les había dicho que podían hacerlo, dijeron los residentes.

¿RESPIROECONÓMICO?

En un momento en que la mayoría de los demás países están adoptando modelos de convivencia con el virus, las medidas COVID de China están causando daños en su economía, además de interrumpir las cadenas de suministro mundiales.

Muchos analistas esperan que la economía se contraiga en el segundo trimestre, aunque la situación general del COVID en China y la actividad económica hayan mejorado este mes en comparación con abril.

Para apoyar la economía, China ampliará las rebajas de los créditos fiscales, aplazará los pagos de la seguridad social de las pequeñas empresas y los reembolsos de los préstamos y pondrá en marcha nuevos proyectos de inversión, entre otras medidas, según citó la televisión estatal.

El gigante de los vehículos eléctricos Tesla planea alcanzar el martes niveles de producción similares a los de antes del cierre de su planta en la ciudad, según una nota interna a la que tuvo acceso Reuters, que aporta una señal positiva para Shanghái.

Los analistas de Nomura estiman que 26 ciudades chinas estaban aplicando cuarentenas totales o parciales u otras medidas de COVID a día 23 de mayo, lo que supone 208 millones de personas y el 20,5% de la producción económica de China. Esta cifra es inferior a los 271 millones de la semana anterior y al 27% de la producción.

“Pero para nosotros, esto es simplemente un respiro en lugar de un punto de inflexión”, escribieron los analistas en una nota. Dijeron que la superación de un punto de inflexión dependería exclusivamente de la salida de la estrategia de cero-COVID, y no tanto de las cifras diarias de casos y de los datos mensuales de actividad.