This content is not available in your region

Manifestantes italianos exigen que se tomen medidas contra los abusos en la Iglesia católica

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Manifestantes italianos exigen que se tomen medidas contra los abusos en la Iglesia católica
Manifestantes italianos exigen que se tomen medidas contra los abusos en la Iglesia católica   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Angelo Amante

ROMA – Grupos de activistas se manifestaron el viernes cerca de la embajada del Vaticano en Italia para exigir que se tomen medidas contra los abusos sexuales en la Iglesia católica italiana, en un escenario de debate sobre cómo debe gestionarse la investigación.

Un pequeño grupo de manifestantes se acercó al edificio de la Nunciatura Apostólica, cerca del centro de Roma, portando pizarras con imágenes de hombres y mujeres con la ropa interior manchada de sangre. Una de las manifestantes llevaba un velo de monja en la cabeza.

Dijeron que se habían inspirado en una protesta realizada en abril en Tallin, la capital de Estonia, que pretendía llamar la atención sobre la supuesta violencia cometida por las fuerzas invasoras rusas contra las mujeres en Ucrania. En esa protesta los manifestantes se embadurnaron la ropa interior y las piernas con sangre falsa.

“Por desgracia, he vivido la pederastia y todas las víctimas saben que no pueden recuperarse de lo que han sufrido, pero el mayor deseo es que otros niños no sufran lo que nosotros hemos vivido”, dijo el activista Francesco Zanardi.

Zanardi, de 51 años, dirige Rete l’Abuso (Red del Abuso), y en febrero formó un consorcio llamado “Más allá del gran silencio” junto con otros ocho grupos para presionar a la Iglesia italiana para que acepte una investigación imparcial.

Los obispos italianos están divididos sobre si una eventual investigación a gran escala debe ser interna, utilizando los recursos existentes, como los comités diocesanos contra los abusos, o si debe ser llevada a cabo por un grupo externo, potencialmente compuesto por académicos, abogados y expertos en abusos.

También están divididos sobre si debe limitarse al pasado reciente o remontarse a décadas atrás.

“Se necesita un organismo ‘super partes’ (imparcial), que en este caso es el Estado, para gestionar la situación, pero el Estado ha sido el único gran ausente en todo este asunto desde hace años”, dijo Zanardi.