This content is not available in your region

Shanghái levanta el confinamiento, pero los residentes temen más restricciones en el futuro

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Shanghái levanta el confinamiento, pero los residentes temen más restricciones en el futuro
Shanghái levanta el confinamiento, pero los residentes temen más restricciones en el futuro   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Brenda Goh y Jason Xue

SHANGHÁI, 1 jun – Shanghái volvió a la vida el miércoles después de dos meses de duro aislamiento bajo un implacable confinamiento por el COVID-19, lo que permitía que los vehículos circularan de nuevo y la gente abarrotara trenes y autobuses para volver al trabajo, con la esperanza de no volver a pasar por un calvario similar.

Los 25 millones de residentes de la ciudad más grande y cosmopolita de China soportaron dos meses de frustración, estrés mental y pérdidas económicas, ya que el país fue en contra del consenso mundial de que el COVID no puede ser erradicado e impuso una política de tolerancia cero para acabar con los brotes.

“Siento que he recuperado mi libertad”, dijo el estudiante universitario Hang Meichen.

Corredores, patinadores y paseadores de perros desafiaron el calor sofocante para tomar los parques frente al río. Los comerciantes limpiaban los escaparates. Hombres con camisas abotonadas entraban en las llamativas torres de oficinas, pero no en los mismos números que antes del brote, ya que muchas empresas están aplicando una vuelta al trabajo escalonada.

La vida no ha vuelto del todo a la normalidad anterior al COVID-19. Las comidas en los restaurantes siguen estando prohibidas, las tiendas sólo pueden funcionar al 75% de su capacidad y los gimnasios reabrirán más adelante.

También había largas colas en los centros de pruebas. Los residentes necesitan resultados negativos recientes para tomar el transporte público y entrar en varios edificios y muchos hicieron cola en los centros de vacunación.

El temor a que vuelva el COVID-19 —y con él, las estrictas restricciones a la vida social— era visible. La policía y los empleados de los mostradores de cara al público llevaban trajes completos para materiales peligrosos. Muchos viajeros llevaban guantes y protectores faciales. Todos llevaban mascarillas.

Otro residente de Shanghái, de apellido Dong, estaba bebiendo cerveza con un amigo en el antiguo barrio de la Concesión Francesa de la ciudad, pero no estaba de humor para celebrar.

“No es como la felicidad que se siente al recibir el Año Nuevo, porque esto no es algo bueno”, dijo. “Es muy complicado. Los dos últimos meses no han sido fáciles para nadie”.

“Estoy contenta porque puedo ver a mi amiga, pero cuando estaba sola tenía muchas ganas de llorar”.

PERSPECTIVASCONFUSAS

Las empresas también tenían sentimientos encontrados sobre sus perspectivas tras el confinamiento, que golpeó a los sectores manufacturero y exportador de Shanghái, interrumpió las cadenas de suministro en China, la segunda economía del mundo, y en otros lugares y ralentizó el comercio internacional.

La actividad de las fábricas chinas se contrajo menos en mayo al reanudarse parte de la producción, pero siguió siendo la segunda caída mensual más pronunciada desde febrero de 2020, en las fases iniciales de la pandemia de COVID-19.

Muchos analistas prevén que la economía china se contraiga en el segundo trimestre y que la recuperación sea un proceso lento que dependa en gran medida de la evolución del COVID-19, ya que es poco probable que los consumidores y las empresas recuperen la confianza de inmediato.

Pero se notó algo de consumo.

La gente acudió a las tiendas reabiertas para comprar frutas y verduras frescas y otros productos que se les antojaron durante el confinamiento, cuando no siempre podían pedir todo lo que querían y dependían en gran medida de los pedidos grupales de suministros básicos con los vecinos.

“Compré algunas judías de soja, que no se podían comprar a través de las compras en grupo, algo de brócoli y algunas gambas”, dijo una mujer apellidada Wang mientras empujaba una bicicleta cargada de víveres.

“Este es mi primer día fuera”.

Algunos estaban comprando hojas de artemisa, que en China la gente cuelga en sus puertas para la festividad del Bote del Dragón, que comienza el viernes, para mantener alejado el mal.

Algunas personas creen que también ayudan a disuadir a los mosquitos y a las termitas, que han proliferado en algunas partes de la ciudad, mientras las autoridades se esforzaban por mantener servicios básicos como la recogida de basura y la fumigación de desinfección.

AGRADECIMIENTOS

La gestión del confinamiento por parte de la ciudad provocó la insólita imagen de protestas, en las que la gente a veces golpeaba cacerolas y sartenes fuera de sus ventanas para mostrar su descontento. Fueron escenas incómodas para el gobernante Partido Comunista, en un año delicado en el que se espera que el presidente, Xi Jinping, consiga un tercer mandato sin precedentes.

El gobierno de Shanghái publicó una carta de “agradecimiento” a los residentes, en la que el personal médico, la policía, el ejército, los periodistas y los cuadros “de base”, entre otros, recibían una mención especial por sus contribuciones.

“Bajo la firme dirección del Comité Central del Partido Comunista, con el camarada Xi Jinping en el centro, tras más de dos meses de lucha continua, la ardua batalla para defender Shanghái ha alcanzado un hito importante”, decía.

“Este es un momento que todo el mundo ha estado esperando. (…) ¡Queremos agradecer a todos los ciudadanos de Shanghái en particular su apoyo y dedicación!”.

En las redes sociales, algunos usuarios respondieron a la carta con celebraciones victoriosas, mientras que otros exigieron en cambio una carta de disculpa.

“¿No deberían rendir cuentas quienes ejercen un gran poder y pueden infligir arbitrariamente daños a los demás?”, comentó un usuario.

El martes, el mayor centro de cuarentena de Shanghái —una sección de 50.000 camas del Centro Nacional de Exposiciones y Convenciones— dio de alta a los dos últimos de los 174.308 casos positivos de COVID-19 que habían sido alojados allí. Se declaró cerrado.

Pero el calvario del confinamiento de Shanghái ha llegado a simbolizar la insostenibilidad, según los críticos, de la adhesión de China a la política de cero contagios.